¿Cómo "resolvió" Roger Federer el eterno debate de si las pelotas de tenis son verdes o amarillas?

¿Cómo las ves?

Amo y señor dentro de la cancha, cuando Roger Federer habla fuera de ella se lo escucha.

Especialmente si el suizo, número 1 del mundo y el mejor tenista de la historia, se expresa precisamente sobre tenis.

Parece una cuestión sencilla, pero entre los seguidores de este deporte con el paso del tiempo se ha mantenido un eterno debate sobre si las pelotas de tenis son amarillas o verdes.

Para algunos son, obviamente, amarillas. Para otros, obviamente, verdes. Y no faltan quienes afirman que, obviamente, son de ambos colores.

Federer visitó Chicago esta semana para promocionar la Laver Cup, el torneo por equipos que lanzó en 2017 y que se disputará en septiembre en esa ciudad estadounidense.

En uno de los eventos un señor le preguntó de qué color eran las pelotas y lo filmó. Luego su hija puso en Twitter el video.

"Ok es oficial mi padre recién le preguntó @rogerfederer si las pelotas de tenis son amarillas o verdes y dijo que son amarillas", tuiteó Delaney Dold junto al video que ya fue visto 400.000 veces.

"Son amarillas, ¿cierto?", señaló el suizo con la soltura con la que pega su revés.

"Pienso que son verdes, pero mi hijo cree que son amarillas", le respondió el señor a lo que Federer dijo esta vez más enfáticamente y con una carcajada: "¡Son amarillas!".

Fue suficiente para que muchos consideraran que el debate quedó saldado. Si Federer las ve amarillas, tienen que ser amarillas.

Y... de acuerdo con la Federación Internacional de Tenis (ITF, por su sigla en inglés), las pelotas son amarillas desde 1972.

Hasta entonces habían sido blancas o negras, dependiendo de la superficie de la cancha, pero un estudio mostró que el color amarillo las hacía más visibles para la audiencia por televisión.

El blanco se mantiene como color oficial, aunque también hay otros colores que la federación acepta como rojo, naranja y verde, que distinguen a pelotas más lentas con las que la ITF busca incentivar a niños y adultos a practicar el deporte.


¿Por qué las pelotas de tenis cambiaron de color blanco a amarillo?

En el tenis moderno predominan los colores, tanto en el amarillo de las pelotas como en el uniforme de los jugadores.

El tenis es conocido como el deporte blanco debido a su pasado en el que los jugadores siempre vestían de blanco y las pelotas eran también blancas.

Se considera que las pelotas fueron originalmente blancas, aunque no está claro qué tan puro era el color ya que no se puede apreciar en las fotografías.

"Es por la tradición", explicó el argentino Eduardo Puppo, historiador del tenis.

"La pelota como la conocemos nace del Real Tenis, que es fue un deporte que se jugaba en Inglaterra y Francia que dio vida al tenis moderno, del cual se escribieron las primeras reglas en 1874".

Con transcurso de los años se ha ido incorporando el color al juego, que durante la década de los años 60 y 70 fue aumentando en popularidad cuando se aprobó la participación de jugadores profesionales junto a aficionados en los principales torneos del calendario.

"A partir del profesionalismo en 1968 irrumpió la televisión como medio de difusión lo que contribuyó al desarrollo comercial del tenis", dijo Puppo.

Las pelotas hasta entonces habían sido blancas y negras, dependiendo de la superficie de la cancha, pero un estudio mostró que el color amarillo hacía a las pelotas más visibles para la audiencia por televisión y éstas fueron aprobadas en 1972, según explica la página oficial de la Federación Internacional de Tenis (ITF, por sus siglas en inglés).

Pese a que el amarillo se aprobó como color oficial en 1972, hubo torneos como Wimbledon que mantuvieron las pelotas blancas hasta mediados de los años 80.

"Al principio fue de manera experimental, porque se siguió jugando con pelotas blancas durante el 73, 74, 75... Yo tengo fotos de Guillermo Vilas jugando con pelotas blancas", recordó el historiador del tenis argentino en referencia a la exestrella argentina, quien ganó cuatro títulos de Grand Slam.

Según Puppo se probó algún otro color, pero "en televisión era muy difícil el tema de los colores por el croma u otras características de la imagen. También jugó mucho en el tema de la televisión la superficie de la cancha porque tanto sobre cemento, que suele ser de colores fuertes, como en césped era necesario un contraste marcado".

El contraste con las superficies en las que se practica el deporte determinó el color de las pelotas para garantizar el contraste en las imágenes de televisión.

Sólo Wimbledon mantuvo la tradición con pelotas blancas hasta 1986, año en el que se adoptó el color amarillo en el torneo.

El blanco se mantiene como color oficial, aunque también hay otros colores que la federación internacional acepta como son rojo, naranja y verde, que distinguen a pelotas más lentas con las que la ITF busca incentivar a niños y adultos a practicar el deporte.