50 años sin Luther King

Todo el mundo recuerda "el sueño" de Martin Luther King, pero no son tantos lo que reconocen "la cima de la montaña", ese último gran discurso que dio en Memphis la víspera de su asesinato y en el que profetizaba sin miedo su propia muerte, sin saberla tan cercana.

Un grupo de personas señala la estatua en honor a Martin Luther King en Washington./Afp

"Me gustaría vivir una larga vida, pero eso no me preocupa ahora. -dijo horas antes de recibir un balazo letal-. Solo quiero hacer la voluntad de Dios. Él me ha permitido llegar a la cima de la montaña. He mirado desde allí y he visto la tierra prometida. Pero es posible que no llegue allí con vosotros".

La iglesia Mason Temple, escenario de su último mensaje al mundo, se vistió en la noche del martes de su recuerdo y de sus palabras para recordar al líder afroamericano, con una ceremonia en la que aquellos jóvenes basureros que protagonizaron las huelgas previas a su magnicidio llenaron la sala de aplausos y nostalgia.

Con el entusiasmo de la música góspel, y numerosas intervenciones de activistas y líderes de derechos civiles, el espíritu movilizador del Premio Nobel (1964) inundó de nuevo el templo como lo hizo hace medio siglo.

Los hijos del pastor, Martin Luther King III y Bernice King, fueron protagonistas desde el mismo púlpito que usó su padre para dar su último sermón, y lo hicieron recordando que la tarea por la igualdad racial en Estados Unidos aún está pendiente. "Estáis mirando a dos niños que perdieron a su padre", comenzó ante la audiencia la hija pequeña del líder de los derechos civiles, quien siguió los pasos de su progenitor como activista y pastora eclesiástica.

Bernice consideró que el título del último discurso de su padre podría haber sido "Estados Unidos puede irse al Infierno", y advirtió que aún hoy está en ese precipicio.

Armas en las escuelas y exterminio racial, la pesadilla de Luther King 50 años después 

La activista, quien apenas tenía cinco años cuando asesinaron a su padre, aseguró que el país ha fallado en abordar lo que King consideraba los mayores demonios de la sociedad estadounidense, el racismo, la pobreza y el militarismo. "El militarismo nos ha robado los recursos necesarios para manejar las discrepancias sociales en nuestra nación. Así que estoy aquí, 50 años después, para decir que es hora de que Estados Unidos se arrepienta, o puede que aún acabe en el infierno", reiteró desde el púlpito.

Su hermano Martin también hizo un alegato contra el desfallecimiento, y pidió a la comunidad afroamericana que no desfallezca en su lucha por reducir sus altas tasas de pobreza, la violencia y la discriminación. "No se cansen, de ninguna manera. ¿Por qué? Porque hemos llegado demasiado lejos si miramos desde dónde comenzamos. Nadie dijo que nuestros caminos fueran a ser fáciles, pero lo sé, lo sé, sé que nuestro Dios no nos trajo hasta aquí para abandonarnos", añadió.

Lee Saunders, presidente de uno de los mayores sindicatos del país, alertó de que el camino hacia esa tierra prometida que mencionó King en su último discurso de esperanza puede ser tortuoso y lleno de traición.

"Cuando las comunidades de color son desproporcionadamente pobres, cuando las comunidades negras son desproporcionadamente dañadas por el encarcelamiento masivo, ¿hemos llegado a la tierra prometida?", preguntó Saunders. "(Es por eso) que esto no es solo una solo una conmemoración. Es un llamado a la acción -insistió-. Un llamado para llegar a esa tierra prometida" por la que tanto luchó el doctor King.

Además de ese renovado aire de lucha, que se verá reflejado en la convocatoria de nuevas marchas por los derechos de las minorías el próximo mes de mayo, también hubo quien recordó la influencia de King en quienes después serían otros grandes líderes sociales.

El 15 de enero de 1929 nace Martin Luther King, activista por los derechos civiles de los afroamericanos estadounidenses y Premio Nobel de la Paz en 1964. Recordamos algunas de sus frases más célebres

Frases

1.-Tengo un sueño, un solo sueño, seguir soñando. Soñar con la libertad, soñar con la justicia, soñar con la igualdad y ojalá ya no tuviera necesidad de soñarlas

2.- Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos

3.- No soy negro, soy hombre

4.- Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol

5.- Siempre es el momento apropiado para hacer lo que es correcto

6.- Da el primer paso con fe. No tienes por qué ver toda la escalera. Basta con que subas el primer peldaño

7.- Nada en el mundo es más peligroso que la ignorancia sincera y la estupidez concienzuda

8.- Tu verdad aumentará en la medida que sepas escuchar la verdad de los otros

9.- Si el hombre no ha descubierto nada por lo que morir, no es digno de vivir

10. Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos, como del estremecedor silencio de los bondadosos

11. Lo que se obtiene con violencia, solamente se puede mantener con violencia

12. Estados Unidos es el mayor exportador de violencia en el mundo

13. Quisiera sufrir todas las humillaciones, todas las torturas, el ostracismo absoluto y hasta la muerte, para impedir la violencia

14. Hemos guiado a los misiles y desviado a los hombres

15. Sueño que un día, en las rojas colinas de Georgia, los hijos de los antiguos esclavos y los hijos de los antiguos dueños de esclavos, se puedan sentar juntos a la mesa de la hermandad

16. Un hombre no mide su altura en los momentos de confort, sino en los de cambio y controversia

17. La libertad nunca es voluntariamente otorgada por el opresor; debe ser exigida por el que está siendo oprimido

18. De mi formación cristiana he obtenido mis ideales y de Gandhi la técnica de la acción

19. Nada que un hombre haga lo envilece más que el permitirse caer tan bajo como para odiar a alguien

20. El brazo del universo moral es largo, pero se dobla hacia la justicia


Reacciones

El asesinato de Martin Luther King conmocionó a la América negra. El Doctor King, el hombre que había organizado y canalizado la lucha pacífica contra el segregacionismo imperante en EEUU, murió asesinado en el hotel Lorraine de Memphis en la víspera de una nueva marcha contra el racismo.

Aquel asesinato provocó disturbios en las grandes ciudades estadounidenses y fue el principio de un cambio de mentalidad entre los afroamericanos que vivieron con dolor la muerte violenta de aquel hombre pacífico.

Desde aquel 4 de abril de hace medio siglo han sido muchas las manifestaciones artísticas que han recordado el legado de Martin Luther King, las canciones que ensalzan su figura se cuentan por decenas. Ben Harper, U2, Mavis Staples, Bruce Springsteen o Kris Kristofferson son algunos de los grandes nombres de la música que han cantado al Doctor King, aunque la canción más poderosa y dolorosa de aquel asesinato la cantó Nina Simone y la firmó su bajista Gene Taylor.

El 7 de abril de 1968, tres días después del asesinato de King, Nina Simone se subió al escenario de Festival de Westbury (Long Island, Nueva York). Allí, la pianista, presentó por primera vez al público su canción Why? (The King of love is dead) en una interpretación de quince minutos de duración en la que la letra y el piano se mezclan con discursos de Simone en lo que se muestra su dolor y su rabia por el asesinato.

"Quiero tocar una canción escrita para este día, para este momento. Una canción escrita para él, por él. Solo tuvimos un día para aprenderla, pero quería que sonase hoy aquí", apuntó la cantante antes de comenzar con melancolía a acariciar las teclas del piano. Años después, el hermano de Nina y compañero de banda aseguró que no tuvieron tiempo para ensayar la canción. "No hubo tiempo, pero cuando sientes esa compasión y esa rabia y quieres expresarlo poco más importa. Lo hicimos porque era lo que sentíamos, lo que la gente sentía", explicó Samuel Waymon.