Adiós al diésel y la gasolina: PSA (Peugeot, Citroën y Opel) anuncian la electrificación de todos sus coches para 2025

PSA quiere ponerse las "pilas" en coches híbridos y eléctricos y ser el fabricante más eficiente para 2025

El anuncio sobre planes de una completa electrificación no debería ser una sorpresa, pero aun así, hoy el Grupo PSA ha anunciado la completa electrificación de sus coches para el año 2025. De este modo los fabricantes Peugeot, Citroën, DS y Opel ponen fecha de caducidad a sus mecánicas diésel y gasolina, acelerando sus planes de hibridación y señalando que pretenden convertirse en el fabricante más eficiente del mercado con nada menos que 40 coches híbridos y/o eléctricos en el mercado para el 2025.

Los recientes anuncios de Volvo, Jaguar Land Rover o la propia Volkswagen han dejado muy claro que la electrificación es ya un movimiento imparable y que el periodo de 2020 a 2025 será el momento en el que el grueso de los fabricantes abandonen casi por completo los propulsores de combustión interna. Hablamos de apenas 7 años como máximo, lo que significa que estamos mucho más cerca de ese punto de inflexión de lo que realmente parece. PSA es posiblemente uno de los fabricantes que más tarde está llegando a la hibridación/electrificación de sus coches, algo que quieren cambiar lo antes posible.

Carlos Tavares como CEO de PSA han anunciado a bombo y platillo los planes de electrificación del grupo, planes que afectan a todas las marcas por igual y que además señala una hoja de ruta donde se pretende dar incluso el salto a EE.UU., salto que podría ser defendido por Opel que ya está trabajando en modelos que será homologados según las regulaciones norteamericanas. De aquí a los próximos 6 años PSA lanzará nada menos que 124 nuevos modelos en 6 mercados diferentes, teniendo a China como uno de los intereses estratégicos más importantes y en donde la electrificación será clave.

La conducción autónoma será otro de los campos donde PSA acelerará sus planes de cara a ofrecer capacidades semiautónomas en el 80% de sus coches de cara a 2030, señalando que para entonces pretenden que un 10% de sus modelos ya instalen la tecnología capaz de ofrecer niveles de conducción autónoma 4 y 5 que podemos entender como niveles de conducción con mínima o ninguna necesidad de supervisión por parte del conductor