Al menos 60 muertos en dos atentados suicidas en una mezquita y un mercado de Nigeria

Los atentados fueron atribuidos al grupo terrorista BOKO HARAM

Al menos 60 personas murieron en dos ataques suicidas explosivos este martes, respectivamente en un mercado y una mezquita en la ciudad nigeriana de Mubi (noreste) según fuentes de hospitales locales y testigos en el lugar de los hechos.

"Hemos evacuado decenas de muertos y heridos al hospital y las operaciones de evacuación continúan" ha informado a la AFP un voluntario, Habu Saleh.

Ni la policía ni fuentes oficiales del estado de Adamawa, donde se encuentra Mubi, han emitido comunicado oficial por el momento. "El saldo mortal podría aumentar porque las evacuaciones no han concluido aún" ha explicado la fuente médica del hospital consultada.

"Muchos heridos se hallan en situación crítica" ha advertido esa fuente bajo anonimato. A pesar de que el personal del hospital había sido convocado a una huelga, los funcionarios presentes se movilizaron para atender a las víctimas.

Un testigo presencial, Abdullahi Labaran, explicó que el primer atacante hizo estallar su carga en medio de los fieles que habían acudido a la plegaria de la mezquita, situada en un extremo del mercado. Cinco minutos antes del inicio de la plegaria se produjo la primera explosión, explicó. El segundo suicida detonó su carga cuando la gente huía de esa tragedia.

Antecedentes brutales.

La ciudad de Mubi está ubicada a unos 200 kilómetros de Yola, Adamawa, y fue repetidamente blanco de ataques mortales atribuidos al grupo islamista Boko Haram, que está activo en el norte de Nigeria desde hace casi años.

El 21 de noviembre de 2017, al menos 50 personas murieron, cuando un terrorista suicida se inmoló dentro de una mezquita durante las oraciones de la mañana en el área de Unguwar Shuwa de Mubi, mientras que en junio de 2014, 40 aficionados al fútbol, entre ellos varios niños, murieron en un ataque, tras un partido en la zona de Kabang.

Boko Haram, que en lengua husa significa "la educación occidental es un pecado", aterroriza a la población del norte de Nigeria desde 2009, perpetrando ataques contra la policía, escuelas, iglesias y civiles, además de bombardear varios edificios del gobierno y secuestrar a civiles.

Se calcula que más de 20 mil personas murieron desde entonces, la mayoría civiles, y más de 2.6 millones abandonaron sus hogares a consecuencia de la violenta lucha de Boko Haram para tratar de imponer un Estado islámico radical en el norte de Nigeria.