Audi Q8: “Nuestro SUV más Premium”

Más corto, ancho y bajo que el Q7. Mide 4,99 metros de largo. Banqueta trasera deslizante, maletero de hasta 680 litros. Ahora, motores 'clasicos' de hasta 340 CV. Luego, híbrido enchufable

"Nuestro SUV más Premium". Así define Rupert Stadler, CEO de Audi, al nuevo Q8, el modelo que corona la gama de todocaminos en el constructor y que se pondrá a la venta, como muy tarde, en septiembre.

Mide 4,99 metros de largo, 1,99 de ancho y 1,70 de alto, proporciones que hacen que sea más corto, ancho y bajo que el Q7 (respecto al que es un coche nuevo) y a las que se ha dado unas formas poderosas y deportivas, más que en ningún otro modelo Q. De hecho, el coche se podría inscribir en la categoría de los SUV con formato coupé en la trasera, aunque ese rasgo no está tan acentuado como en un BMW X6 o el un Mercedes GLC Coupé. Algo que permite hablar de una excelente habitabilidad (siempre para cinco ocupantes) y un maletero que oscila entre 605 y 680 litros, ya que la banqueta posterior se puede mover 10 centímetros a lo largo.

Tecnológicamente, el Q8 también se coloca en lo más alto, aunque no incluya ninguna primicia respecto a los desarrollos vistos en los últimos A8, A7 Sportback o A6. Por ejemplo, traerá de serie el llamado Virtual Cockpit, más dos grandes pantallas que permiten gestionar cientos de parámetros. Hasta 400 de ellos se pueden almacenar en la Audi connect key que, a través del móvil, permite el acceso digital al coche y controlar varias funciones del mismo.

La inteligencia artificial está muy presente ya que el Q8 es capaz de aprender de nuestros gustos y adelantarse a ellos; asimismo, cuenta con un potente procesador que monitoriza el entorno y hace los cálculos necesarios para que todos los sistemas trabajen de manera coordinada. Para ello usa cinco sensores de radar, cinco cámaras, 12 sensores de ultrasonidos y un escáner láser. En total, hay 39 asistentes que hacen que el coche sea autónomo de Nivel 3.

Todas las versiones del Q8 serán automáticas y con tracción total, arrancando la venta con un diésel 3.0 de 286 caballos, reforzado con una hibridación ligera que, unida al modo de circulación a vela y al Start&Stop, reducen el consumo medio en 0,7 litros. La cifra definitiva está pendiente de homologación.

Más adelante, aparecerán otro diésel de 231 caballos y un gasolina de 340. Y deberían añadirse un híbrido 'enchufable' y las variantes S y RS más deportivas ya que, aunque es más pesado que un Q7 -por las ruedas más grandes o las puertas sin marcos- el comportamiento será más dinámico que en aquél. También contará con un centro de gravedad rebajado.

En este sentido, el coche podrá contar con tres tipos de suspensión. La más sofisticada es una neumática que permite variar la altura libre al suelo en nueve centímetros (hasta 25,6) y se complementa con el eje trasero direccional. Por cierto, entre los distintos programas de conducción a elección del usuario, habrá uno off road específico.