Aval de las provincias para negociar con el Gobierno

03.07.2018

Ministros de Hacienda provinciales se reúnen en Buenos Aires

Sin sucumbir al ala del Gobierno que clama por sellar un pacto con el PJ, el presidente Mauricio Macri privilegiará el vínculo con los gobernadores peronistas para evitar que la crisis económica derive en una crisis política.

Cuando el "gran acuerdo nacional" parece desdibujarse en medio de un escenario en el que una parte importante del justicialismo y el sindicalismo dejó atrás -al menos por el momento- el lugar de "oposición responsable", que tanto foguearon desde el oficialismo; las negociaciones con los mandatarios provinciales opositores resultan fundamentales, ya no sólo para la aprobación de leyes en el Congreso o con el fin de llegar a un consenso para el Presupuesto 2019, sino para mantenerse en pie como gobierno.

"(Miguel Ángel) Pichetto es impredecible; a esta altura, puede salir con cualquier cosa. Los únicos que nos quedan para mantener la gobernabilidad son los gobernadores", señaló una fuente de Balcarce 50, que no ahorra críticas al modo en que la administración de la alianza Cambiemos enfrenta la corrida cambiaria y la desconfianza de los mercados.

"Los gobernadores saben que si nos va mal a nosotros, les va mal a ellos. Si esto se incendia, ponen en riesgo sus reelecciones, en muchos casos", apuntó un funcionario con despacho en la Casa Rosada.

En esa relación de mutua conveniencia, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, profundizará el diálogo con los mandatarios provinciales, algo que no es muy diferente de lo que ya venía haciendo, pero que adquiere otra relevancia en la actual situación. Ayer, recibió al gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez; y hoy se reunirá con el mandatario de Entre Ríos, Gustavo Bordet. Mientras tanto, los ministros de Hacienda provinciales se encontrarán en la Casa de Entre Ríos en Buenos Aires para analizar una de las mayores preocupaciones del Poder Ejecutivo nacional y que los tiene a ellos como protagonistas: Cómo disminuir el déficit primario a un 1.3% del PBI, sin desfinanciar las administraciones locales.