BILLY ZABALETA Y LAS REGLAS ARBITRARIAS-- CORDURA

El grupo Billy Zabaleta acaba de lanzar su segundo disco, en el que cultiva elegantemente el género de la canción rock

Nuevo disco de ese grupo que no es un solista, sino una banda con nombre inventado y que cultiva el género de la canción rockera con toques modernos y con un gran trabajo instrumental y de voces.

El disco abre con la canción pop "Cordura", con una letra profunda y muy bien arreglada desde los teclados, que manejan todos los integrantes del grupo (Santiago Galeano en batería, Piano Rhodes en sintetizador, Lucas Galeano en voz y sintetizador, Franco Tisocco en guitarra, y Marcos Micozzi en bajo y korg MS-20).

Este pop elegante y trabajado sigue en "la Luz", donde la letra toma una línea existencialista trabajando sobre la guitarra que cobra protagonismo, mientras los sintetizadores y teclados se encargan de los arreglos. Con un gran trabajo de voces.

"Bono" tiene desde la base y las guitarras un onda spinetteana, con interesantes cruces ritmos, con un beat marcado, hasta que bajan un cambio las voces procesadas quedan sobre un buen groove y la canción se convierte en un funky más rockero.

"Canción del alma" es una balada cercana a Coldplay o lo último de U2 y también muy bien trabajada, con un elegante solo de guitarra. La línea de pop más moderno se mantienen en "Salir a ver el mundo" con un buen trabajo de la base, los arreglos de las guitarras y los teclados.

"Brillan" arranca con ruiditos y arreglos de sintetizadores y se convierte rápidamente en una interesante canción rockera que lleva el adn de lo mejor del genero a nivel local como lo confirma el épico final.

"Sombras" gira en torno a la batería y la guitarra, mientras la letra mete algo de realismo y existencialismo, con un gran trabajo instrumental en interesantes pasajes, donde se destaca el trabajo de todo el grupo. En "Música", el grupo vuelve a jugar con aires modernos, saturados de ruiditos para darle paso a la guitarra llevando la canción siempre envuelta en un clima espacial que proponen los sintes con sus arreglos, con una letra interesante.

El disco cierra con el tándem "Lindas Azafatas" que tiene aires más épicos, más enérgicos, mientras que "Reglas arbitrarias" es un pop más británico con guitarra acústica, con toda la banda jugueteando.