Claves del nuevo BMW X2: Versatilidad y deportividad

Es ya el sexto miembro de la «familia X» de la marca, que representa ya uno de cada 3 BMW vendidos

El BMW X2 es ya el sexto miembro de la familia X, a la que en breve se va a incorporar el X4 (que se presentará oficialmente el Salón de Ginebra). La gama «crossover» de la firma representa en la actualidad una de cada tres ventas.

El nuevo modelo parte de su hermano X1, y aunque el nombre pueda llevar a equívocos, es ocho centímetros más corto, dos centímetros más bajo y tiene 35 litros menos de maletero. Pero a cambio tiene unas proporciones «más coupé», apostando por el dinamismo y la versatilidad.

Su interior es muy similar al del X1, aunque cuenta con una consola central completamente renovada y una gran pantalla táctil, a través de la cual se puede acceder a todos los controles y sistemas de conectividad. También se puede manejar mediante en mando iDrive, situado delante del cambio de marchas, y mediante el sistema de reconocimiento de voz avanzado. Opcionalmente podemos disponer de un head-up display que proyecta la información directamente sobre el parabrisas.

El modelo llega con dos motores de gasolina de 140 y 192 CV, y dos diésel de 150 y 190 CV, con posibilidad de montar tracción delantera S-Drive y total X-Drive, con caja de cambios manual de 6 velocidades, o automática de 7 y 8 velocidades, según motorización y acabado.

El precio de acceso arranca en 35.050 euros, para el modelo S-Drive 1.8 D. Curiosamente es algo más barato que el modelo de acceso con motor de gasolina, que arranca en 35.850 euros. Sin embargo las previsiones de ventas de BMW apuntan al modelo de gasolina y con tracción delantera como el que se va a conseguir mayor éxito de ventas. Incluso barajan la posibilidad de que se trate del primer coche de BMW en el que se vendan más unidades gasolina que diésel. El tope de gama se sitúa en 42.700 euros.

En total mide 4,36 metros, dejándonos 470 litros para maletas. En cuanto al consumo, para esta versión la marca anuncia una media homologada de 4,6 l/100 km. El diésel de 150 CV es el motor que marca el consumo más bajo, desde 4,5 l/100 km.

En general el coche se caracteriza por una atrevido diseño con la nueva firma lumínica trasera, con faros con efecto 3D, incorpora el logo de BMW en ambos lados del pilar C y, por primera vez en la marca, los riñones trapezoidales del frontal van colocados en sentido inverso, dando protagonismo a la zona más ancha en la parte inferior. Un coche que está llamado a ser el «nuevo superventas» de BMW.