Con poco volumen, la divisa trepó un 6,5% y determinó la salida de Sturzenegger

Sin oferta de privados y ante el laissez faire oficial, el mayorista saltó a $27,70. En el año, el peso se depreció 48,53%.

Con una escalada del tipo de cambio del 6,5% en el día, Federico Sturzenegger terminó ayer su mandato al frente del Banco Central.

Los rumores sobre cambios en la cúpula de la autoridad monetaria comenzaron a sonar fuerte ayer luego de que el Central permitiera que, con muy poco volumen, el tipo de cambio se disparara $1,75, hasta alcanzar un récord de $28,43 en las pizarras y de $27,70 en la plaza mayorista.

En los últimos días el mercado se venía mostrando cada vez más desconcertado por las erráticas intervenciones del BCRA.

Martín Alfie, economista jefe de Radar Consultora, señalaba ayer que no quedaba claro qué estaba tratando de hacer la autoridad monetaria con el tipo de cambio.

"Es muy desprolijo y errático, no tiene ningún tipo de consistencia. Primero dice que flota, luego interviene, luego deja flotar de nuevo. Esta volatilidad es peligrosa y además confusa", advertía.

"El BCRA intervino el martes vendiendo casi US$ 700 millones porque el dólar a $26,50 era disruptivo. Hoy supera 27 y nada por ahora. ¿Alguien entiende?".

Más tarde, vía Twitter, añadió que "lo más preocupante de todo es que las herramientas que se usaron para frenar la corrida pasada (alineamiento de precios futuros, tasa de interés y un precio defendido en $25 con muralla de US$ 5.000 millones, más fondos para Botes) hoy o no están disponibles o están muy limitadas". "En el memorándum de entendimiento del Gobierno con el FMI dice 'intervención puntual en caso de una clara disfusión del mercado'. Llama la atención que +6,5% en un día con poco volumen no fue considerado un evento disruptivo", concluyó.

Uno de los principales cuestionamientos del mercado hacia el accionar de Sturzenegger era que estaba dejando subir abruptamente al dólar con muy poco volumen de operaciones. Ayer los negocios en la plaza cambiaria llegaron apenas a u$s366 millones, un 26% menos que el miércoles y prácticamente los mismo que suele operarse los días de feriado en Estados Unidos.

Analistas y operadores además señalaban que la actitud poco clara del Central sólo contribuía a generar más incertidumbre y que estaba llevando al país a una nueva crisis cambiaria.

"Realmente no se entiende. El lunes subieron el dólar con nada de volumen, el martes le costó u$s700 millones hacerlo retroceder, un día después en la última hora con u$s50 millones lo elevaron otra vez y hoy (por ayer) un volumen total de u$s366 millones fue suficiente para que salte más de un 6%; la verdad no hay una explicación lógica para esto, sobre todo porque venimos de una suba del dólar del 50% desde diciembre a hoy", afirmaba el analista financiero Christian Buteler. Luego disparó fuerte contra la autoridad monetaria: "¿Podés permitir una suba del dólar del 6,5% en un día con un volumen de US$ 366 millones? Increíble, muchachos, están jugando con un país. ¿Dejan que se siga destruyendo la moneda por US$ 366 millones? Nunca vi semejante grado de irresponsabilidad, nunca". "Si no podés intervenir para defender el peso en un mercado de US$ 366 millones y el dólar sube 6,5%, ya no tenes nada más que hacer", agregó.

Mientras tantos, Gabriel Caamaño Gómez (Consultora Ledesma) se centró su preocupación en el impacto inflacionario: "Siempre que divergió, en algún punto estabilizó. Si hasta, overshooting mediante, volvió. El tema es toda la volatilidad de precios relativos del medio y su impacto sobre la actividad. Eso era lo que se buscó evitar con un ajuste ordenado. Para crisis, ya está la opción crisis".

Con la suba de ayer, desde que se acordó el préstamo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la divisa estadounidense acumula una apreciación del 11,3 por ciento.

La decisión del Central de no intervenir ayer en la plaza cambiaria, después de haber vendido u$s695 millones el martes y otros u$s99 millones el miércoles -lo que había llevado a las reservas a hundirse hasta los u$s49.000 millones-, había generado fuertes críticas entre los economistas y un sinfín de especulaciones respecto a cuál podía ser la intención detrás de esta "estrategia".

Mientras algunos analistas sostenían que la autoridad monetaria estaba simplemente "perdida", otros creían que la suba del dólar de ayer era deliberada y que podría tener dos intenciones: que la devaluación por sí misma se encargara de hacer el ajuste que debe realizar el Gobierno ha pedido del FMI, y que se licuara el stock de Lebac.

En su carta de renuncia, Sturzenegger reconoció ayer que en los últimos meses "diversos factores" fueron "deteriorando" su credibilidad como presidente del Banco Central.

Para recuperar la confianza en la entidad monetaria, Macri decidió que la presidencia del BCRA sea ocupada ahora por Luis Caputo, uno de los hombres del oficialismo más valorado por el mercado financiero por su buen "timming" a la hora de obtener financiamiento para el país.