Decepcionante actuación de la Selección ante Croacia

22.06.2018

Argentina cayó sin atenuantes ante Croacia por 3 a 0 en la segunda fecha del Grupo D de la Copa del Mundo en el estadio de Nizhny Novgorod, donde nuevamente fue local en las tribunas

El planteo propuesto por el equipo argentino y enunciado por Jorge Sampaoli en la conferencia de prensa de este miércoles se cumplió al pie de la letra en el primera face. Un equipo concentrado en la presión alta para recuperar rápido el balón pero la segunda face que era cambiar de ritmo para buscar a Messi y sorprender a la defensa croata fracasó, el capitán entró demasiado poco en contacto con el balón.

A pesar de fallar en el último paso, Argentina tuvo un primer tiempo criterioso enfrentando a un equipo croata que se sostenía con una férrea defensa y la buena distribución del balón que realizaba su capitán Luka Modric, demostrando un juego más atildado y un manejo más preciso del balón, aunque tampoco lograba lastimar más allá de esos primeros cinco minutos en los que Gabriel Mercado y Eduardo Salvio no lograban sincronizar el control de Iván Perisic por el sector derecho de la defensa argentina.

El partido se fue cerrando con el transcurrir de los minutos y ya los arcos les iban quedando cada vez más lejos a los dos. En esa paridad sorprendió argentina con una inmejorable situación de gol que Enzo Pérez desperdició con el arco vacío, rematando de zurda contra el palo derecho.

La segunda mitad arrancó con características similares y en el ida y vuelta Argentina fue perdiendo presencia ofensiva y los croatas comenzaban a encontrar espacios para la contra

Sin embargo, tuvo que registrarse un error grave con los pies de Wilfredo Caballero para que Croacia abriera el marcador con un soberbio derechazo sobre el cuerpo del arquero, luego de una cesión hacia atrás de Mercado.

El tanto marcó el rumbo posterior del encuentro, porque inmediatamente Sampaoli sacó a Agüero para ubicar en su lugar a Gonzalo Higuaín. Y acto seguido fue Cristian Pavón a la cancha para intentar un cambio de ritmo y darle otra opción de pase a Messi por la derecha.

Un atisbo de recuperación se evidenció con las variantes, pero más por el espíritu combativo que por el juego en sí, ya que nunca pudo Argentina generar una situación clara para empatar.

De golpe el equipo se desmoronó físicamente y anímicamente. El rival se aprovechó de la situación para comenzar a definir el resultado, cuando a 10 minutos del final Modric hizo relucir toda su calidad para clavar abajo y a la izquierda de Caballero un derechazo lleno de precisión.

Y después, cuando ya no quedaba nada llegó el tercero de Ivan Rakitic marcando un resultado lapidario, condenatorio para la mala decisión táctica de Sampaoli