Después de 20 años, ingresó el primer barco con soja de los EE. UU. La crisis de los tamberos

Se trata de 29.310 toneladas que se descargarán en la terminal de Vicentín, en el puerto rosarino de San Lorenzo

Por una menor producción de soja del país y la escasa respuesta de los productores para vender las empresas procesadoras aumentaron sus importaciones. Hoy, después de 20 años, ingresó el primer barco con soja procedente de Estados Unidos. (Reuters)

La fuerte caída de la producción de soja en la campaña 2017/2018 por las condiciones climáticas adversas, primero con una fuerte sequía que se extendió por casi 5 meses y luego por abundantes precipitaciones y la falta de incentivos de los productores locales, derivó en una situación muy particular: las industrias que procesan la materia prima para obtener aceite y harina, tuvieron que aumentar sus importaciones de oleaginosa.

En los últimos meses, empresas nacionales cerraron contratos de compra con Estados Unidos, algo que no sucedía desde hace 20 años, y que se sumarán a otras operaciones de compra que habitualmente Argentina realiza a países como Paraguay (es el país donde se compra la mayor cantidad de toneladas), Bolivia y Brasil.

Los analistas del mercado de granos sostienen que la industria tendrá la necesidad de comprar en el exterior unos 6 millones de toneladas, para compensar lo que no puede aportar la producción local.

En ese marco, hoy se produjo en Rosario el ingreso del primer barco que transporta soja desde los Estados Unidos. Son unas 29.310 toneladas de porotos de soja, los cuales serán descargados en la terminal de la empresa nacional Vicentín, en el puerto de San Lorenzo.

El gobierno suspendió la reunión con los tamberos en medio de la profunda crisis que atraviesan

Los productores reciben 6,20 pesos por litro de leche cruda cuando el punto de equilibrio supera los 9 pesos. Macri suspendió el encuentro que iban a tener y se recrudece la crisis del sector.

En campaña el gobierno de Mauricio Macri aseguró que uno de los ejes centrales de su gobierno sería potenciar las economías regionales de modo de generar fuentes de trabajo en las distintas provincias. Sin embargo dos años y medio de gestión más tarde las economías regionales sufren los duros embates del modelo económico.

Por caso este jueves el gobierno canceló la reunión que tenía prevista mantener con productores tamberos, la industria y el resto de los integrantes de la cadena láctea para abordar la delicada situación que atraviesa el sector.

El 67% de los costos de producción de la leche están dolarizados y la devaluación del peso golpeó con fuerza a los tamberos

Dardo Chiesa, el titular de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) viene reclamando hace tiempo "una política seria para la lechería", reclamo que abandonó, según admitió a Agrolinkweb, porque el propio gobierno se lo pidió "porque las críticas no ayudaban a resolver el problema de la política lechera o más bien la falta de política lechera".

Las malas noticias llegan desde todas las cuencas lácteas.

En la actualidad los productores reciben 6,20 pesos por litro de leche cruda cuando, según advierte el último informe de Dairylando el punto de equilibrio para garantizar la supervivencia de los tambos está por encima de los 9 pesos.

Sin embargo el gobierno de Macri mantiene, como todos los sectores de la economía, la misma premisa: que todo lo regule el mercado.

A partir de enero de este año los costos de producir leche comenzaron a subir con fuerza. De hecho la disparada del dólar se encuentra entre los principales problemas que atraviesa el sector. Es que el 67% de los costos de producción de la leche está atado al dólar. A ello se sumó la dolarización del alimento de los animales que implicó la quita de retenciones al maíz y la soja. También impacta en sus costos la disparada de los combustibles, el gasoil incide en alrededor del 17% de los costos de producción.

"El plan del gobierno es uno solo y golpea a los consumidores: que aumenten los precios en el mercado interno de modo que caiga el consumo local y que de esa manera empiece a haber sobrante de leche para que la industria pueda empezar a exportar.". "Sin embargo ello no garantiza que los productores reciban un mejor precio por litro de leche cruda ya que la industria lechera también enfrenta problemas como el aumento de los combustibles, servicios y paritarias entre otros." Expresaron enfáticamente los productores