EE.UU. reanuda patrullas sobre Ecuador tras prohibirlo Correa en 2009

20.09.2018

Un P3-Orión de observación estadounidense ha realizado una semana de vuelos en aguas ecuatoriales, reanudando la cooperación militar suspendida hace casi diez años

El P3-Orión de EE.UU. llegado a Ecuador para patrullar sus aguas -

Ecuador y Estados Unidos han reanudado la cooperación militar suspendida durante la presidencia de Rafael Correa. Un avión de reconocimiento estadounidense estuvo patrullando las aguas ecuatorianas entre el 6 y el 11 de septiembre, lo que ha constituido la primera actuación militar de EE.UU. en un espacio de soberanía de Ecuador desde que Correa decidió en 2009 cerrar la base que los estadounidenses disponían en Manta, en la costa central del país.

El nuevo acercamiento entre Ecuador y Estados Unidos ya fue sellado a finales de junio por Lenín Moreno, quien el año pasado sustituyó a Correa al frente del país, y el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence. A pesar de haber llegado a la presidencia de la mano de Correa, Moreno se ha ido distanciando de su mentor en múltiples cuestiones, tanto domésticas como de política internacional.

Además de darse de baja del Alba, la asociación creada por Venezuela y Cuba y de la que también forman parte Nicaragua y Bolivia, Ecuador ha buscado una nueva aproximación a Estados Unidos. En concreto, espera contar con la ayuda de ese país en la lucha contra el narcotráfico y otras manifestaciones de crimen organizado, cuando esos fenómenos están afectando especialmente el norte del país, sobre todo desde que el proceso de desmovilización de las FARC en la vecina Colombia ha desplazado el conflicto de la cocaína a las zonas fronterizas de Ecuador.

Como complemento del Plan Colombia firmando entre Washington y Bogotá, que llevó a una estratégica presencia militar estadounidense en suelo colombiano para combatir el narcotráfico, EE.UU. pudo disponer de un Puesto de Operaciones Avanzadas (POL) dentro de la base de la Fuerza Aérea de Ecuador que existe cerca del puerto de Manta. Fue un acuerdo de uso por diez años, que concluyó en 2009 y no fue renovado por Correa, quien llegó a la presidencia dos años antes.

Vuelos periódicos

El P3-Orión visitará periódicamente el país (el Gobierno aún no ha definido si ese apoyo técnico será mensual o cada dos o tres meses) y tendrá su sede de operaciones en la base Simón Bolívar de Guayaquil, perteneciente a la Fuerza Aérea nacional. También tiene autorizado el aterrizaje en caso de necesidad en otros dos puntos (Salinas e Islas Galápagos).

Aunque EE.UU. no vaya a contar con una base propia, como ocurrió entre 1999 y 2009 con su presencia militar en Manta, el convenio con Washington supone autorizar a los estadounidenses a que tengan una gran información y monitoreo sobre el área marítima y costa de Ecuador, por más que el Defensa asegure que los vuelos se harán «respetando la soberanía del país».

El fundamento es que el Gobierno ecuatoriano necesita esa cooperación tecnológica para hacer frente a crecientes actividades delictivas como narcotráfico, pesca ilegal, tráfico de armas y de personas y contrabando de gasolina.