El FMI dio el visto bueno para negociar un “stand by” que será “de excepción”

19.05.2018

Será un acuerdo de excepción, lo que permite extender el monto a U$S 30 mil. Demanda un seguimiento exhaustivo. "El programa es el de Macri", dijo Lagarde. 

Sin sorpresas, el directorio del Fondo Monetario Internacional le dio el visto bueno a la negociación con la Argentina por un acuerdo "stand by" que será "de excepción", lo que permitiría que el organismo otorgue los U$S 30 mil millones que busca el Gobierno para reforzar las reservas.

La reunión "informal" del directorio fue presidida por Christine Lagarde, quien señaló en un comunicado que el plan es "el programa económico de Argentina integralmente concebido por el presidente Macri y su gobierno". Sin embargo, la letra chica del Stand By Arrangement (SBA) sostiene que el acuerdo tiene condicionalidades, aunque son más flexibles. No es el acuerdo "precautorio" que se había anunciado.

"El FMI puede prestar cifras por arriba de los límites normales en un análisis caso por caso", señalan las normas sobre el acceso excepcional. Pero hay un escrutinio adicional del directorio. La tasa se estima en 5%, pero hay un sobrecosto adicional por el segmento que sobrepase los U$S 20 mil millones que corresponderían normalmente. Y tiene costo de servicio.

Los SBA son "adecuados a las necesidades de los países" que deben ser de ingresos medios. Cubren períodos de uno a tres años, pero son negociables.

Las dos partes señalaron que buscan un acuerdo rápido. Para esto, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, canceló sus planes para el lunes en Buenos Aires porque viajará a Washington DC para empezar la negociación del programa que después deberá ser aprobado formalmente de vuelta por el directorio.

El FMI aseguró que coincide con los objetivos del Gobierno. Pero el programa implica un ajuste fiscal por arriba del ya anunciado. La nueva meta para el año está en 2,7% e incluye un recorte de $ 30 mil millones en obra pública.

Otra de las metas es "reestablecer la confianza de los mercados a través de un programa macroeconómico claro que reduzca las necesidades de financiamiento". Eso implica bajar el déficit fiscal, que hoy se cubre con deuda.

Con la promesa de la "protección de los estratos sociales más vulnerables durante esta transición", los recortes de planes sociales quedarían a salvo de la primera etapa. Sin embargo, en las recomendaciones que entregó a fin de año el FMI marcó la necesidad de reducir el empleo y el salario público.

"Argentina está enfrentando una volatilidad financiera significativa, en parte debido a la constricción de las condiciones financieras internacionales y también tras la sequía que dañó la producción agrícola nacional. Es en este contexto que las autoridades solicitaron nuestro respaldo para contrarrestar esta volatilidad en los mercados y proteger el crecimiento, empleo y cohesión social", señaló Lagarde en el comunicado.

La bolsa repuntó 6,8% en la semana

La Bolsa porteña registró ayer su octava suba consecutiva al ascender 0,2% hasta 31.869,8 unidades con lo cual acumuló en la última semana un repunte de 6,8%, en una jornada en la que el mercado estuvo atento al anuncio de que Argentina finalmente negociará un préstamo stand by "excepcional" con el FMI. Los operadores esperan señales de las reformas del FMI, señalan en el mercado local.

El alza de acciones estuvo liderada por PGR (8,4%), de Edenor (6,1%) y Mirgor (4,1%). En cambios, los papeles que anotaron las bajas más significativas fueron Transener (-3,2%), los de BBVA Banco Francés (-2,6%) y los de Comercial del Plata (2,25%).

Los principales bonos en dólares también terminaron en terreno positivo: Bonar 2024 (0,5%), el Bonar 2020 ( 0,6%) y el Discount (0,4%). Asimismo, el nivel de riesgo país siguió con tendencia alcista y se ubicó en 459 puntos básicos, seis más que el cierre anterior.