El gobierno apuesta a la división del peronismo en el tema tarifas

Retoma hoy las negociaciones con los gobernadores peronistas afines

El Gobierno enfrenta esta semana uno de sus mayores desafíos en el Parlamento desde que llegó al Poder: deberá intentar derribar en el Senado el proyecto de ley que establece retrotraer las tarifas de los servicios públicos al mes de noviembre de 2017, pero además, que los aumentos no superen el coeficiente de variedad salarial. El presidente, Mauricio Macri ya avisó que, de sufrir una derrota frente al peronismo de buena sintonía con su gestión, lo vetará, a pesar del costo político que podría significar, en un contexto económico delicado.

Este miércoles, el interbloque de Argentina Federal, que comanda Miguel Pichetto y donde se referencian los senadores que responden a los gobernadores del PJ, llevará al recinto el proyecto que habilitó la semana pasada en comisión y, aunque, se trata del espacio con mayor peso dentro de la Cámara alta, el final es incierto. El jefe del peronismo en el Senado está decidido a convertir en ley la iniciativa que el Gobierno rechaza, pero podría haber sorpresas dentro de ese espacio que, por primera vez desde que es oposición, exhibe fuertes diferencias internas.

La duda en ese bloque estaba puesta en qué harán los cuatro senadores que firmaron con disidencias el dictamen de mayoría la semana pasada. Se trata Carlos "Camau" Espinola (Corrientes), Rodolfo Urtubey (Salta), Dalmacio Mera (Catamarca) y Guillermo Snopek (Jujuy), con quienes el oficialismo cree que logrará acercar posiciones. Sin embargo, en el peronismo expresan dudas sobre cómo actuarán estos legisladores. "Si bien no están de acuerdo con el proyecto que aprobó Diputados, resulta difícil que voten en contra de la postura mayoritaria del bloque", estiman cerca de Pichetto, el senador que tras no haber recibido una "propuesta superadora" por parte del Gobierno, dejará que la cuestión quede en manos de Ejecutivo y el presidente no tenga más opción que vetar la ley.

Si bien en Cambiemos creen que de acá al miércoles tendrán tiempo de negociar con gran parte del peronismo para imponer el proyecto de minoría que apunta a bajar el IVA en las tarifas, pronostican un panorama adverso. "Está muy complicado, el viento sopla en contra", grafican en el oficialismo.

"Esperamos que gran parte de los senadores de peronistas nos acompañen, muchos de ellos han manifestado estar en contra del proyecto que se aprobó en Diputados, pero no sabemos con certezas qué grado de apoyo lograremos", reconocen algunos voceros del oficialismo, que siguen de cerca las negociaciones con la oposición.

El oficialismo apostará a los senadores que firmaron el dictamen de minoría a regañadientes, pero además, a los cordobeses, a los misioneros, a los santiageños, pero también a algunos senadores del bloque Federal, que ya manifestaron posturas cercanas a la Casa Rosada.

Tampoco descartan que los neuquinos se sumen a respaldar la iniciativa de Cambiemos. Incluso, cuentan con algunos senadores con juego propio como el chubutense Mario Luenzo. "Nos está ayudando mucho en cuestiones de la provincia, viene acompañando", se esperanzan en la alianza Cambiemos.