El gremio del neumático denuncia ante el ministro Triaca "paro patronal" en Fate

Según la versión gremial, el conflicto se inició el sábado a las 14 cuando los trabajadores resolvieron un paro en rechazo a sanciones y la suspensión de 150 trabajadores que se resistían a implementar cambios, sin una negociación previa con el gremio.

El plan del Gobierno para ordenar las paritarias del segundo semestre comenzó con complicaciones. La industria del neumático vive por estas horas un clima de tensión en las principales plantas del país, donde el sindicato de la actividad reclama un 30% de aumento salarial. La situación más crítica es la de Fate, el principal fabricante de cubiertas, cuya producción está paralizada desde el sábado pasado. Pero también hay tironeo en Pirelli y Firestone. Las tres empresas emplean a 4.000 operarios.

El sindicato del neumático (Sutna), liderado por la izquierda, se movilizará hoy a las 15 al Ministerio de Trabajo. Allí pedirán al ministro Jorge Triaca que los reciba para denunciar un presunto "lock out" en Fate, la empresa de Javier Madanes Quintanilla, dueño de la siderúrgica Aluar. Según la versión gremial, el conflicto se inició el sábado a las 14 cuando los trabajadores resolvieron un paro en rechazo a sanciones y la suspensión de 150 trabajadores que se resistían a implementar cambios, sin una negociación previa con el gremio. En respuesta, la empresa retiró el transporte y se declaró inactiva, apuntó el Sutna.

La puja en la fábrica no es un caso aislado. "Una vez definido el pedido paritario en asamblea general, las patronales empezaron con acciones intimidatorios, Pirelli realizando informes y amenazando con cambios arbitrarios de estándares, Firestone negando el ingreso a los delegados de planta después del contundente acatamiento al paro nacional, y Fate se llevó el premio al accionar más salvaje al contestar a una legitima acción de protesta de los trabajadores con un ilegal lockout desde el sábado a la noche y continuando con él hasta el momento", señalaron en un comunicado.

Fuentes de la empresa, sin embargo, negaron las acusaciones al señalar que el comunicado del gremio "no se ajusta a la realidad", pero reconocieron que la producción está paralizada y aseguraron que se normalizará en el transcurso de la semana, una vez que reordenen los procesos en la planta donde trabajan 1.700 operarios. En el sector, ya avizoran un "parate" en el segundo semestre por la caída en la venta de autos. Por la devaluación de más del 50%, los patentamientos se derrumbaron un 18% interanual en junio, según un informe difundido ayer por la Asociación de Concesionarios (Acara).