El jefe de Gabinete de la Casa Blanca, sobre Trump: “Es un idiota”

06.09.2018

Un libro del prestigioso periodista Bob Woodward retrata el caos de la Administración Trump: su equipo le quita documentos de su mesa para que no los firme

La literatura sobre la Casa Blanca de Donald Trump se ha convertido en un género propio. Los libros que tratan el ascenso al poder y el año y medio que lleva el multimillonario neoyorquino como presidente han ofrecido muchos retratos esperpénticos y algunos entregados a la causa.

Bob Woodward es quizá el autor más prestigioso en ocuparse del género. Periodista legendario de «The Washington Post», responsable de las exclusivas sobre el escándalo Watergate y autor de ocho libros sobre presidentes -de Richard Nixon a Barack Obama-, presenta su contribución el próximo 11 de septiembre, el día que llegará a las librerías "Fear" ("Miedo", en inglés).

El libro no solo no contradice la idea de caos en la Casa Blanca que defienden la mayoría de los anteriores libros, sino que ahonda en ella. Woodward presenta una Administración tomada por la paranoia por la investigación de la trama rusa, la desconfianza entre altos cargos y los intentos por reconducir las ideas intempestivas del presidente.

Trump aparece como un tirano caprichoso, que denigra a su equipo, sin el conocimiento o la disciplina para ocuparse de los asuntos de estado y con un carácter imposible de gestionar. Woodward se ha apoyado en decenas de entrevistas con altos cargos con conocimiento directo de los episodios que cuenta en el libro. En muchos de ellos, los insultos cruzados muestran el ambiente y las relaciones tóxicas instaladas en la Casa Blanca.

"Es un idiota", asegura Woodward que el general John Kelly, jefe de Gabinete, dijo de él en una reunión. Kelly fue fichado por Trump el verano pasado tras destituir a Reince Priebus y con la intención de que pusiera orden y disciplina en una Casa Blanca asaltada por filtraciones. "Es imposible convencerle de nada. Está descarrilado. Estamos en la Ciudad de los Locos. No sé qué hacemos aquí, es el peor trabajo que he tenido"

El libro también relata el desconocimiento de Trump en asuntos básicos de política internacional o de seguridad, que cuestionó estrategias básicas como la presencia de EE.UU. en la Península de Corea para obtener inteligencia sobre Corea del Norte. El secretario de Defensa, el general Jim Mattis, dijo después de la reunión que tenía el entendimiento de un "niño de quinto o sexto de primaria", según el libro.

La contención de los impulsos de Trump se ha hecho a veces de forma casi cómica. Gary Cohn, el que fuera su principal asesor económico, robó una carta de la mesa del despacho de Trump con la que el presidente quería acabar con un acuerdo comercial con Corea del Sur. Cohn, que utilizó la misma estrategia para salvar las negociaciones del acuerdo comercial con Canadá y México (TLCAN), aseguró que lo hizo para "proteger la seguridad nacional".

Trump tampoco se quedó corto en los insultos a sus colaboradores. A su fiscal general, Jeff Sessions, lo calificó de "retrasado mental"; de Priebus dijo que era una "pequeña rata" y de su ex asesor de seguridad nacional, el general H.R. McMaster, se mofaba por el aspecto de sus trajes "de vendedor de cerveza".