El monopolio se extiende: El Grupo Clarín y el Grupo Vila sellan acuerdo

26.06.2018

En el acuerdo también participan Cablevisión y Telecom Argentina, que el año pasado se quedó con la ex empresa de TV por Cable de Clarín. Como parte del convenio, las empresas ceden la tenencia accionaria que controlaban en Supercanal

Durante los últimos 20 años, el Grupo Clarín y Daniel Vila, dueño de Supercanal Holding y de América TV junto a su socio y amigo José Luis Manzano, fueron enemigos irreconciliables. No está claro el inicio de tanta rivalidad pero lo que sí está claro es que entre 1998 y este año se fueron acumulando medio centenar de causas judiciales entre ambos conglomerados de medios de comunicaciones.

Lo cierto es que las desavenencias fueron creciendo al punto que algunas de las causas también se tramitaban en el fuero penal y otras suman cifras millonarias en reclamos que superan los u$s100 millones. Incluso, en algunos sectores hasta se llegó a acusar a Clarín de buscar siempre entorpecer el crecimiento de Supercanal y de dificultar cualquier transacción hasta no cobrar lo que supuestamente le adeuda la empresa de la dupla Vila-Manzano.

Sin embargo, tras precisos 19 años ambos grupos acaban de firmar la pipa de la paz. Sellaron un acuerdo que termina con tantos años de denuncias, pleitos y juicios cruzados vinculados con el negocio de la televisión por cable y a supuestas "prácticas anticompetitivas" que se habrían dado entre ambos grupos.

Del acuerdo también forma parte Telecom Argentina, como principal accionista de Cablevisión, la operadora de televisión por cable que más conflictos judiciales con el grupo Vila acumula y que le compró a Clarín el año pasado.

Si bien en ninguno de los dos grupos explicaron las razones de esta inesperada tregua, en el caso de Supercanal le permite emprolijar sus libros de cara al objetivo que tiene el propio Daniel Vila de llevar a la empresa al mercado de capitales este año para sumar fondos que le permitan financiar su plan de modernización de sus servicios.

De hecho, a principios de año obtuvo $800 millones de fondos de inversión de Estados Unidos que volcó a su programa de digitalización y expansión de sus redes de fibra óptica que suplantarán al sistema de cableado actual, para estar a tono con el avance tecnológico que vive el mundo de las telecomunicaciones. Es decir, para incrementar sus servicios de televisión digital, telefonía e internet, en un mercado que se mantiene expectante a las regulaciones del Gobierno en materia de liberalización total de los servicios.

En el caso de Clarín, Cablevisión y Telecom Argentina no hubo explicaciones oficiales para comprender el cambio que llevó a las tres empresas a renunciar a innumerables denuncias y juicios que impulsaron durante los últimos años. Los voceros sólo se limitaron al comunicado enviado por las empresas a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y a la Comisión Nacional de Valores (CNV), que tampoco aclaraba los motivos.

La firma del acuerdo ocurrió el 15 de junio pasado y, entre los datos más salientes se destacan las renuncias de ambas partes a impulsar otras causas en el futuro y cerrar las que venían disputándose.