En el oficialismo aún confían en poder frenar la ley antitarifas

Incertidumbre de cara a la sesión del miércoles en el Senado

Las negociaciones con el bloque peronista del Senado para frenar el proyecto que busca atenuar los aumentos tarifarios -que cuenta con media sanción de la Cámara de Diputados-, están al rojo vivo. De cara a la sesión del miércoles próximo, en el interbloque de Cambiemos se muestran optimistas en que lograrán, negociaciones con los gobernadores de por medio, frenar la embestida de la oposición, aunque admiten que el panorama es aun "incierto".

La salida para acercar posiciones con los mandatarios provinciales y rechazar el texto de la Cámara baja, podría surgir de una negociación que llevan adelante en la Casa Rosada que consiste en descentralizar las empresas eléctricas Edesur y Edenor, y Aysa, tal como solicitó Miguel Pichetto en el primer encuentro de debate.

"Aún no sabemos cómo se podría implementar el tema, pero hay posibilidades de que se incluya en la discusión del presupuesto 2019", deslizaron voceros de Cambiemos, al tanto de las negociaciones con los gobernadores.

En la coalición oficialista hoy reina el desconcierto. Algunos creen que lograrán derribar el proyecto aprobado por todo el arco opositor en Diputados con el respaldo de varios gobernadores de buena relación con el Poder central. A los 25 senadores de Cambiemos, estiman que podrían sumar a Rodolfo Urtubey (Salta), Carlos Espínola (Corrientes), Dalmacio Mera (Catamarca), Rubén Uñac (San Juan), pero además, creen podrían sumar los tres senadores por Santiago del Estero, a algunos misioneros y a un puñado de peronistas que del bloque Federal, como el salteño Juan Carlos Romero. También, al cordobés Carlos Caserio, hombre del gobernador Schiaretti.

En el peronismo, por otra parte, también prima la confusión. "Hay peligro de que se rompa el bloque, algunos están descontentos con la conducción de Pichetto que solo juega para él y otros, simplemente buscan alejarse para generar un espacio de negociación sin intermediarios", comentaron desde los despachos del PJ.

Aun con fisuras internas, muchos peronistas creen que el oficialismo no logrará alcanzar su objetivo y que la mayoría del bloque respaldará el texto que propone retrotraer las tarifas de los servicios públicos a noviembre del año pasado. Algunos creen que sólo "un par" de senadores se acoplarán a Cambiemos, y que las diferencias internas no lograrán evitar que se sancione la ley. "Acá no hay rédito político para nosotros, menos si votamos una ley que será vetada, si ahora el oficialismo quiere evitar el veto por el cotos político que implicaría para ellos, es un problema que tendrán que solucionar ellos mismos", señalaron desde el PJ, donde algunos se animan a decir que la batalla la tienen ganada.