Formula 1 pasó la primera fecha

El alemán Sebastian Vettel (Ferrari) comenzó la temporada con una inesperada victoria en el GP de Australia

La rivalidad entre el inglés Lewis Hamilton y el alemán Sebastian Vettel tuvo un nuevo capítulo en la edición 2018 del GP de Australia, competencia que abrió el 69º campeonato mundial de la F-1. Como sucedió el año pasado Vettel se fue con una sonrisa en el rostro del Albert Park de Melbourne, aunque no arrancó el domingo como gran favorito a lograr la victoria.

El primer round de esta temporada entre Hamilton y Vettel llegó luego de las pruebas de clasificación del sábado en las que el inglés sacó a relucir su talento y el potencial de su Mercedes (sin mucho problema marcó la pole y sacó chapa de candidato).

Fue en el medio de la conferencia de prensa en la que ambos tuvieron el siguiente cruce de palabras: "La diferencia de siete décimas se explica por el mapa que usó Mercedes en la Q3", dijo el germano. "No es cierto. Fui con los mismos mapas durante toda la clasificación... Pero estaba esperando la Q3 para borrarte esa sonrisa de tu cara", explicó el hombre de la Flecha de Plata.

El piloto de la Scuderia largó tercero, pero pasó a la punta de la competencia en la vuelta 19 al aprovechar el ingreso a los boxes de los líderes, el propio Hamilton y el finlandés Kimi Räikkönen, con el otro auto de la casa de Maranello.

En la vanguardia se benefició de un auto de seguridad virtual (VSC, por sus siglas en inglés) que ingresó para retirar el Haas del francés Romain Grosjean ya que pudo cumplir con su detención para cambiar las gomas y volvió a la pista delante del campeón. "Hemos tenido mucha suerte con el coche de seguridad porque mi auto no estaba rindiendo bien con los neumáticos que tenía. Sinceramente, rezaba para que saliera un auto de seguridad y así sucedió", explicó Vettel, quien en la parte final de la competencia tuvo que aguantar los embates de Hamilton.

El británico comenzó su ataque cuando faltaban diez vueltas para la bandera de cuadros, pero no logró cazar a su rival y con fastidio aceptó el segundo lugar. "Debemos solucionar ciertas cosas, a pesar de nuestro gran ritmo de carrera. Este es un circuito increíble, pero es difícil adelantar a pesar de estar cerca", reconoció Hamilton, quien se quejó de que su equipo no le informó correctamente de la situación como para ser un poco más veloz durante el VSC. "Si me hubieran avisado, podría haber ampliado la diferencia, pero no sabemos si habría sido suficiente. Salimos vivos de aquí y conservamos el motor, que es lo importante. Volveremos", concluyó.

"Aún no estamos donde queremos estar con el coche, pero este es un buen comienzo y nos da confianza para las siguientes semanas", se sinceró Vettel, que puede dar fe de aquel refrán que dice que el que ríe último, ríe mejor...


¿Error de Cálculos?

En Mercedes confirmaron que un error de cálculos le impidió a Lewis Hamilton ganar en el GP de Australia. "Él no hizo nada malo", dijeron.

La escudería que ganó los últimos cuatro campeonatos estaba convencida, de acuerdo con sus cálculos, que el liderato de Hamilton no corría riesgos cuando Vettel se detuvo en los boxes durante la aparición del auto de seguridad virtual para retirar el Haas de Romain Grosjean.

En Mercedes habían pensado en todos los escenarios posibles después de la temprana parada en los pits de Hamilton, que buscó contrarrestar rápido una detención del finlandés Kimi Räikkönen, escolta en ese momento con la otra Ferrari. Sin embargo, la realidad indicó otra cosa ya que Vettel volvió a la pista en el primer lugar y luego se dedicó a aguantar los embates de Hamilton.

"Calculamos la brecha que se necesitaba con la aparición de un VSC y nuestra computadora dijo que 15 segundos era el tiempo suficiente", reconoció Toto Wolff, máximo responsable de la escudería germana.

"Entonces, de repente, las cámaras nos mostraron la salida de los boxes y Sebastian salió delante nuestro. El software o el sistema que hemos estado usando durante cinco años nos dio un número equivocado", aseguró el austríaco. "Lewis no hizo nada malo. Se debió a una falla de software o un algoritmo que simplemente estaba mal".

Wolff reconoció además que Hamilton podría haber acelerado un poco su ritmo si el equipo le hubiese avisado que la posición corría riesgo.


Multa para HASS

El equipo Haas deberá pagar dos multas de 5.000 euros por los errores de sus mecánicos en las respectivas paradas en boxes del danés Kevin Magnussen y el francés Romain Grosjean. La escudería estadounidense estaba cumpliendo su mejor actuación en la categoría reina, con Magnussen en la cuarta posición y Grosjean un puesto detrás, hasta que las detenciones en los pits motivaron el abandono de los dos pilotos. Insólitamente, ambos desertaron por el mismo motivo: la rueda trasera izquierda mal ajustada. Ante esas situaciones, las autoridades deportivas sancionaron a la escudería por haber devuelto a los autos a la pista de forma insegura.


Los debutantes

En el GP hubo dos debutantes en la Máxima: el monegasco Charles Leclerc (Sauber) y el ruso Serguei Sirotkin (Williams). De los dos el único que llegó al final de la competencia fue Leclerc. En una buena carrera terminó 13º luego de partir desde el 18º lugar. Además, fue el único piloto del equipo suizo en terminar ya que el sueco Marcus Ericsson desertó en la quinta vuelta por un problema mecánico. Sirotkin, en tanto, partió 19º, pero abandonó en el cuarto giro por problemas en los frenos causados por una bolsa de plástico. Su coequipier canadiense Lance Stroll tuvo mejor fortuna y finalizó 14º.