Gobernadores peronistas apoyan a Cambiemos y el proyecto opositor de tarifas se quedaría sin número para ser aprobado

A su vez, el oficialismo intentará avanzar con la ley de mercado de capitales

La movida opositora en la Cámara de Diputados para frenar el aumento tarifario de los servicios públicos, podría fracasar en el recinto. Desde los bloques opositores solo se animan a decir que el final, por ahora "es abierto", debido a las ausencias peronistas que se podrían producir al momento de arrancar el debate.

De movida, tanto los peronistas que responden a los gobernadores, agrupados en el interbloque Argentina Federal, como el Frente Renovador, impulsores del proyecto con dictamen de comisión, accedieron a renunciar a la quita del IVA de las tarifas. "Sostenerlo significaría un pérdida para todos, tanto para las provincias como para la Nación", señalaron fuentes peronistas.

De todas maneras, desde ese espacio pretenden mantener los ejes centrales del texto para, eventualmente, de conseguir los votos necesarios: que las tarifas para las familias no superen el coeficiente de índice salarial y los valores para las Pymes no superen la inflación oficial del Indec.

En esta nueva batalla contra el tarifazo, la presión de la Casa Rosada podría surtir efecto en los legisladores más cercanos a los mandatarios provinciales, lo que se podría traducir en ausencias significativas en el recinto. En el caso de que resulten exitosas las negociaciones con el poder central, el arco opositor, que reúne 121 diputados entre el Frente para la Victoria, el interbloque de Argentina Federal, el Frente Renovador y la izquierda, podría quedarse corto a la hora de reunir tanto el número para alcanzar el quórum, como para aprobar el proyecto.

Ahora, con dictamen en mano, la oposición deberá pedir una sesión especial para tratar el tema, algo que hasta ayer ningún espacio había hecho. Las negociaciones se presentan tan frenéticas que hay quienes deslizaron que podrían hacer el pedido recién para dentro de 15 días. "En estos días los diputados mantendrán reuniones con sus gobernadores y recién el lunes el panorama podría estar más claro", señalaron fuentes del peronismo que comanda el salteño Pablo Kosiner.

Ayer los gobernadores de Entre Ríos, Gustavo Bodert; y el de Misiones, Hugo Passalacqua, se alinearon con el discurso del cordobés Juan Schiaretti, quien había amonestado al Congreso por abrir la discusión.

La bajada de línea de los mandatarios peronistas podría verse reflejado en el resultado de la cruzada opositora en el ámbito parlamentario. Los entrerrianos Juan José Bahillo y Mayda Cresto, integrantes del bloque justicialista, estamparon su firma en el proyecto opositor pero hay dudas sobre cómo actuarán en el recinto.

Los integrantes del bloque Córdoba Federal, Juan Brügge, Paulo Cassinerio, Alejandra Vigo y Martín Llaryora, podrían también moverse en sintonía con la postura de Shiaretti. Llaryora -ex vicegobernador- acompañó el texto opositor, pero no dio certezas a la conducción del interbloque de Argentina Federal acerca de su presencia en el recinto.

Los cinco diputados misioneros, también podrían acompañar a Cambiemos al no presentarse. En la reunión del miércoles de la comisión de Presupuesto, Jorge Franco participó del debate pero se levantó al momento de firmar el dictamen, lo que resultó una señal clara de cómo podrían responder los legisladores que responden a Passalacqua.

Los santiageños, que suman seis, por otro lado, también enviaron una señal al no concurrir a los debates de las comisiones.

Por otra parte, Cambiemos, en tanto, ya planean para el miércoles próximo avanzar con su propia agenda postergada desde hace semanas, en la que la ley de Mercado de Capitales está en el tope de los tema a tratar.