Investigan la venta de la constructora de Caputo al grupo TGLT

El objetivo del sumario es esclarecer la eventual comisión de irregularidades e identificar a los responsables y proponer sanciones. Se cuestiona la oferta de adquisición obligatoria de acciones de Caputo que, tras la compra, anuncio TGLT para tomar el control total de la constructora

La Comisión Nacional de Valores (CNV) decidió abrir un sumario para investigar la venta de la constructora Caputo al grupo desarrollador inmobiliario TGLT. El objetivo del organismo regulatorio del mercado de capitales local busca determinar si existieron maniobras irregulares en la operación por la cual el empresario Nicolás Caputo vendió el 82% de su constructora al holding inmobiliario por u$s109 millones.

La transacción se concretó en enero pasado y dio forma al nacimiento de un gigante del real estate y se selló a través de acuerdos suscriptos individualmente por cada uno de los accionistas de Caputo S.A, luego de los cuales se debía llevar a cabo una oferta pública de adquisición obligatoria y canje voluntario de acciones dirigida a los tenedores de títulos ordinarios remanentes, de forma de poder adquirir el 100% del capital de la compañía.

Precisamente, esta segunda parte de la operación es la objetada por las autoridades de la CNV. Según se desprende del sumario abierto por la Gerencia de Emisoras del ente cuestiona la decisión de informar sobre la oferta de compra obligatoria de las acciones remanentes de manera posterior a la compra del 82% del capital. De acuerdo a las normas, esa transacción se debe informar antes de la toma de control y no luego. Por ese motivo, se le enviaron a Caputo y a TGLT requerimientos para que procedieran en forma inmediata a brindar la información completa de las operaciones informadas en su momento.

Se les recordó en ese pedido que, según el artículo 87 de la Ley 26.831 que establece que "quien con el fin de tomar el control en forma directa o indirecta de una sociedad cuyas acciones se encuentren en el régimen de oferta pública pretenda adquirir a título oneroso una cantidad de acciones con derecho a voto, deberá promover previamente una oferta pública de adquisición de acciones solicitando la respectiva autorización".

De acuerdo a la CNV, tras este pedido ni Caputo ni TGLT procedieron a dar mayor detalle debido a lo cual el ente procedió a interrumpir la oferta pública de valores de Caputo "con el objeto de garantizar que el público inversor cuente con toda la información relacionada con la situación de la sociedad". La determinación tomó en cuenta la falta de difusión de información relevante "considerada necesaria para que los inversores pudieran adoptar decisiones con conocimiento de causa".

En el informe se agrega que luego de publicaciones efectuadas por TGLT y Caputo anunciando una nueva oferta de compra de acciones se dispuso el levantamiento de la interrupción transitoria. Pero se advierte que a pesar de las medidas tomadas por la CNV, recién el 26 de enero pasado se publicó como hecho relevante el anuncio de la oferta de compra de las acciones cotizantes.

"Ante los incumplimientos observados se propuso la intervención de la Gerencia de Inspecciones e Investigaciones a efectos de evaluar la conducta de ambas empresas", informa la CNV en su documento. Tras analizar los hechos, dicha dependencia acusó a TGLT de haber incurrido en infracción de varias disposiciones de la ley de mercado de capitales, por lo cual se recomendó evaluar las actuaciones de los ejecutivos de la desarrolladora inmobiliaria, al tenerse en cuenta que no se habrían de acuerdo a su experiencia y especialización.

"Cuando se advierte que una sociedad no se encontraría cumpliendo con las disposiciones normativas vigentes, dicho acto debe ser inexcusablemente señalado por el órgano de fiscalización", agrega el informe. Por estos motivos, la CNV le abrió sumario al directorio de TGLT y a los miembros de su Comisión Fiscalizadora por los presuntos incumplimientos que habrían cometido en la compra de las acciones de Caputo S.A.

Según el dictamen de la CNV, la investigación tiene por objeto precisar todas las circunstancias y reunir los elementos de prueba tendientes a esclarecer la eventual comisión de irregularidades e identificar a los responsables y proponer sanciones a los involucrados.

Entre los ejecutivos que a partir de ahora serán investigados por este hecho se encuentran Federico Weil, uno de los dueños de TGLT, además del resto del directorio y de los miembros de la Comisión Fiscalizadora.