Kia anuncia la versión GT-Line del Rio

La marca surcoreana ofrece imágenes y algunas características de la nueva versión de su compacto.

Kia presentó el año pasado el nuevo Rio, un modelo que destaca por su gran relación calidad precio. Desde 11.300 euros, la firma surcoreana ofrece un compacto con un gran equipamiento de serie y con un más que correcto comportamiento sobre el asfalto. Solo faltaba una cosa para terminar de afinar la oferta del Rio, una versión deportiva, algo que la marca acaba de remediar anunciando una variante GT-Line para el modelo. Kia también disponte de esta versión para el Sportage y para el Picanto.

Esta versión será presentada mundialmente en el Salón de Ginebra, a principios de marzo, y destacará por cambios estéticos que añadirán ese plus de deportividad a la imagen del vehículo, inspirados en otras versiones GT de la gama Kia, por un motor turboalimentado de rápida respuesta y, según la marca, por una conducción dinámica y divertida.


DISEÑO

Esta variante deportiva del Rio incorporará ligeros cambios estéticos que hacen que su imagen adquiera un carácter más gamberro. En la parte delantera, por ejemplo, destaca la parrilla con acabado cromado y negro brillante, además de faros antiniebla con tecnología LED, que recuerdan a las del Pro Cee'd GT, y luces diurnas LED. Siguiendo con los cambios, el nuevo Rio GT-Line montará unas llantas de aleación exclusivas de la serie GT-Line de 17 pulgadas y marcos cromados en las ventanillas. En la parte trasera destacarán las dos salidas de escape y un spoiler negro brillante. Varios detalles en negro brillante adornarán la silueta del coche, de cinco puertas, que se podrá elegir en cinco acabados de pintura, Aurora Black, Platinum Graphite, Signal Red, Clear White y Silky Silver.

En el interior, como es normal en este tipo de versiones, se han añadido varios retoques que tienen como misión aportar deportividad al habitáculo del Rio normal. Así, Kia ha tapizado los asientos con cuero sintético negro con costuras grises y ha añadido un volante de cuero rediseñado con las letras 'GT-Line' en la base y varios detalles metálicos en los marcos de las puertas, el salpicadero y la palanca de cambios. Como complemento, la marca surcoreana ha utilizado un material que imita la fibra de carbono para augmentar el carácter deportivo del interior.


SOSTENIBLE Y DIVERTIDO

Kia ha decidido utilizar su motor tricilíndrico de gasolina T-GDi de 1.0 litro para propusar la nueva versión deportiva del Rio. Este bloque desarrolla una potencia máxima de 120 CV a 6.000 rpm y un par máximo de 172 Nm desde las 1.500 rpm hasta las 4.000, para ofrecer una gran flexibilidad en todo tipo de situaciones y carreteras. Según la marca, el peso "relativamente bajo" sobre el eje delantero asegura diversión al volante, pues es un coche muy estable que ofrece una respuesta muy rápida en un motor muy divertido. Este propulsor estará asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades y ofrece un consumo medio de 4,7 litros cada 100 kilómetros y unas emisiones de CO2 de 107 g/km.

Durante el tercer trimestre de 2018, Kia ofrecerá esta versión también con motores atmosféricos de gasolina MPI de 1.2 litros y la caja de cambios de siete velocidades de doble embrague de la marca.


EQUIPAMIENTO

En cuanto a equipamiento, el Rio GT-Line presenta, de serie, los pedales de aluminio y grupos ópticos dobles, que giran hacia la curva cuando se mueve el volante. Como extra, se ofrece una pantalla de siete pulgadas para los sistemas de infoentretenimiento, con compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto, y para la cámara de visión trasera para facilitar los aparacamientos.

Como sistemas de seguridad activa opcionales, el conductor puede disponer de asistente para evitar colisiones frontales, reconocimiento de peatones, un radar de larga distancia que detecta colisiones potenciales con coches y peatones, sistema de alerta de cambio involuntario de carril y asistencia de mantenimiento de carril, disponible desde el tercer trimestre de 2018. Esta versión, además, también podrá equipar el sistema de detección de la atención del conductor de la marca, diseñado para evitar una conducción distraída o con sueño a través de la monitorización de varias variables del conductor y del coche.

La llegada del nuevo Rio GT-Line está prevista para mediados del 2018.