La falacia del sueño americano, en los cuadernos inéditos de Joan Didion

01.10.2018

Hace casi 50 años, la escritora predijo el desastre que se cernía sobre EE.UU. y que acabó con Trump en la Casa Blanca

Joan Didion

Joan Didion (Sacramento, California, 1934) nunca ha sido capaz de escribir un diario. Lo reconoció en su famoso ensayo -Sobre tener un cuaderno de notas- (1966), recogido en la antología -Los que sueñan el sueño dorado- (Literatura Random House). En esas mismas páginas, confiesa que cada vez que ha intentado registrar -como Dios manda-la rutina del día a día, le ha sobrevenido "tal aburrimiento que los resultados son en el mejor de los casos misteriosos". En cambio, siempre ha tenido un cuaderno de notas, desde aquel primer bloc Big Five que le regaló su madre, acompañado del "sensato consejo de que dejara de quejarme de todo y aprendiera a divertirme apuntando mis pensamientos".

A veces, a lo largo de los años, ha intentado engañarse a sí misma fingiendo que lo que en ellos anota trata de los demás. -Pero, por supuesto, no es así. "Recuerda cómo te sentías por entonces", de eso se trata siempre-. También ahora, que han visto la luz, en forma de libro, dos cuadernos inéditos, guardados durante casi 50 años en el baúl de los recuerdos de Joan Didion.

Sur y Oeste (Literatura Random House) recoge dos visiones opuestas de un mismo país, el suyo propio. Dos latitudes, separadas por miles de kilómetros de distancia física y un abismo emocional que ha llegado a fragmentar Estados Unidos. La primera parte, "Apuntes sobre el sur", recoge las notas que la autora tomó, en el verano de 1970, durante un viaje que la llevó, junto con su marido, John Gregory Dunne, de Nueva Orleans (Luisiana) a Oxford (Misisipi), con paradas en todos los lugares susceptibles de despertar interés en el matrimonio. En la segunda, "Apuntes californianos", ahonda en su pasado familiar, hasta llegar a replantearse su propia visión sobre la dorada costa Oeste.

Oponiendo uno y otro relato uno acierta a entender la actual situación, política y social, que vive Estados Unidos. No es casualidad, por tanto, que Didion haya decidido dar un paso al frente y publicar este libro. A través de esos apuntes supo ver, con 47 años de adelanto, la catástrofe que la América más profunda (la real, al cabo) incubaba en su interior y que terminó con Trump instalado en la Casa Blanca.