La marca más antigua del mundo llega a la Argentina atraída por el crecimiento de las ventas de motos

La compañía británica Royal Enfield, perteneciente al grupo Eicher Motors, decidió apostar a la Argentina 

Conocida por ser la marca de motos más antigua en producción continua en el mundo, fundada en 1901, ya tuvo una presencia en el país en 2010, puntualmente en la localidad de Laboulaye, Córdoba. Pero esta vez desembarca con un local propio en La Lucila, en el norte del Gran Buenos Aires, de la mano del distribuidor de insumos plásticos Simpa.

Los planes a futuro son evaluar la posibilidad de ensamblar las motos en la Argentina, señaló Arun Gopal, Head International Business de Royal Enfield.

Himalayan, el último lanzamiento, a $132.000 

Si bien en los últimos veinte años, la compañía se centró en India, pese a exportar sus motos a sesenta países, ahora cambiaron su estrategia. Gopal señaló que "hace tres años decidimos enfocarnos a mercados internacionales estratégicos y ser líderes en el segmento medio que va de los 250 a los 750 centímetros cúbicos. Nuestros mercados más maduros son Reino Unido, Italia, Francia y España, pero ahora queremos centrarnos en mercados en desarrollo como Indonesia, Tailandia, Vietnam, Argentina, Brasil y Colombia".

En una primera etapa importarán 300 motos de los modelos Himalayan, el último lanzamiento, a $132.000; Bullet 500, la más antigua en producción continua, a $136.500; Classic, inspirada en la época de la posguerra de 500 centímetros cúbicos, a $141.000 y $147.000 si es cromada y la Continental GT de 535 centímetros cúbicos a $154.000. El objetivo es liderar el segmento medio y abrir a futuro otros puntos de venta en Buenos Aires y en otras provincias.

Continental GT de 535 centímetros cúbicos a $154.000. 

Gopal tiene planes ambiciosos para Argentina: "Queremos conocer al consumidor, sus gustos y de acuerdo a las ventas, queremos establecer cuál es el punto de equilibrio mínimo que necesitamos para poder abrir una planta de ensamblaje. Tenemos el socio correcto para hacerlo, pero no justifica si vamos a vender pocas motos. Necesitamos entender las regulaciones del Gobierno, qué tipo de infraestructura, inversión y qué tipo de normas son necesarias y a futuro, en una fase 4 o 5 queremos ensamblar motos en el país".

El desembarco se suma a los protagonizados el año pasado por otros dos fabricantes de motos: las indias Hero y Bajaj.