La presidenta del Tribunal Supremo polaco desafía la nueva ley y acude a su trabajo

"He venido para defender la legalidad", ha dicho Malgorzata Gersdorf a su llegada al Tribunal Supremo 

La presidenta del Tribunal Supremo de Polonia ha acudido este miércoles a su puesto de trabajo en esta institución a pesar de que la nueva reforma judicial que entró en vigor ayer fuerza su renuncia y la de casi la mitad de sus magistrados de esta corte, algo que Bruselas considera como un desafío al estado de Derecho. "He venido para defender la legalidad", ha dicho la presidenta del Supremo, Malgorzata Gersdorf, a su llegada al edificio.

La nueva ley del Gobierno polaco sobre el Tribunal Supremo rebaja la edad de jubilación de los jueces de 70 a 65 años, lo que obligaría a retirarse a 27 de los 72 que componen este órgano, incluida la propia Gersdorf. La ley establece que los jueces que deseen continuar en el cargo deberán expresarle su voluntad de hacerlo al presidente polaco, Andrezj Duda, vinculado al partido gobernante, la fuerza nacionalista Ley y Justicia, quien podría renovarles su mandato por tres años más.Según la normativa anterior, Gersdorf debería mantenerse al frente de la institución hasta 2020.

La presidenta del Supremo se ha negado a pedir a Duda una extensión de su mandato, ya que considera que la reforma judicial es inconstitucional, y cree que hacerlo supondría mostrar "subordinación". Mientras, la jornada comienza en Varsovia con protestas organizadas por la oposición en defensa de los jueces del Supremo, a las que se prevé que se sume el premio Nobel de la Paz y ex presidente polaco, Lech Walesa, uno de los artífices de la caída del comunismo en Polonia.

La Comisión Europea se opone a esta reforma, que considera un ataque a la división de poderes y al estado de Derecho, y ayer abría un nuevo procedimiento de infracción contra Polonia para proteger la independencia del Tribunal Supremo polaco. Bruselas ya activó meses atrás el artículo 7 del Tratado Europeo contra Polonia, al entender que sus reformas, entre ellas esta de la Justicia, menoscaban los valores europeos y la democracia, lo que podría llevar a Polonia a perder su derecho de voto en la Unión Europea.