Las imágenes del histórico encuentro entre Donald Trump y Kim Jong-un en Singapur

Kim Jong-un y Donald Trump intercambiaron un saludo de manos breve frente a las cámaras

El histórico encuentro se concretó.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, estrecharon sus manos la mañana del martes en Singapur.

Ambos mandatarios se saludaron frente a las cámaras, posaron lado a lado y luego se dirigieron hacia una sala en la que dieron un breve mensaje.

"Tendremos una fantástica relación. No tengo dudas", dijo el presidente de Estados Unidos.

Kim celebró que se hayan vencido todos los obstáculos para llegar hasta este encuentro: "Los vencimos a todos y estamos aquí hoy".

Kim y Trump dieron un breve mensaje cada uno antes de continuar con su encuentro privado.

El esperado e inédito encuentro entre un mandatario estadounidense y el jefe del Estado norcoreano se llevó a cabo como estaba planeado en el Hotel Capella de la isla Sentosa, en Singapur.

La reunión viene tras meses de una escalada de tensiones y amenazas entre ambas naciones durante 2017 por el programa de pruebas de misiles del gobierno de Corea del Norte.

La reunión se celebra luego de varias semanas de negociaciones por un diálogo bilateral.

En 2017 ambos jefes de Estado intercambiaron amenazas de guerra que llegaron a un punto álgido en septiembre, tras una prueba nuclear de Pyongyang.

Analistas consultados no esperan que se produzcan grandes anuncios tras este encuentro bilateral.

Después de la reunión privada entre Kim y Trump, ambos mandatarios se sentaron en una mesa con altos funcionarios de ambos países.

Muchos analistas sostienen que el acuerdo al que llegaron Kim y Trump es demasiado genérico. Sin embargo, sí es considerado como un éxito de la diplomacia.

En Seúl, la capital de Corea del Sur, el diálogo generó grandes expectativas.

Después de considerarse varias sedes, como Mongolia y la Zona Desmilitarizada en la península coreana, Washington y Pyongyang optaron por Singapur.

El pequeño y moderno país, situado en el sudeste asiático y considerado uno de los "tigres" económicos de la región, es una nación con la que tanto EE.UU. como Corea del Norte tienen buenas relaciones y por tanto, es un espacio neutral y seguro.

El vehículo presidencial de EE.UU., conocido como "La Bestia", llevó al presidente Trump por las calles de la isla Sentosa de Singapur.

El líder norcoreano también se movió por la isla Sentosa con una caravana motorizada.

Hace dos meses ya ocurrió otra "cumbre histórica": la de los dos líderes coreanos en la frontera que separa el Norte y el Sur.

Ahí Kim Jong-un y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, se comprometieron a buscar la "completa desnuclearización" de la península y el fin de la guerra en la que, técnicamente, aún están.

Las actividades públicas en la pequeña isla quedaron prácticamente clausuradas para dar lugar a este encuentro.

Desde temprano fue acondicionado un espacio en el Hotel Capella para el encuentro entre los líderes de EE.UU. y Corea del Norte.

El encuentro generó gran expectación no solo en Estados Unidos y Corea del Norte, sino también en el resto del mundo.