Libros para chicos: los recomendados

El pelotazo, de Paula Bombara y Poly Bernatene (Norma). Sueños en la noche, de Laurent Moreau (Pípala). Los juegolines y la mancha que mancha, de Rodrigo Ures y Héctor Borlasca (AZ), entre otros.

El pelotazo, de Paula Bombara y Poly Bernatene (Norma).

De la colección Buenas Noches, para los más chiquitos, un cuento de la autora de El mar y la serpiente protagonizado por Juana, una nena a la que le encanta jugar a la pelota con su papá. Pero más le gusta imaginar viajes fantásticos a partir de cada pelotazo. Sencillo, divertido, con ilustraciones coloridas, es un libro ideal para compartir entre padres e hijas.

Sueños en la noche, de Laurent Moreau (Pípala).

Cuando llega la hora de dormir y se apaga la luz, el cuarto de la protagonista de este álbum (casi) sin texto se llena de animales, objetos y seres maravillosos que van mutando de formas y colores. Con solo una frase al inicio ("Buenas noches, mi pequeña, que tengas dulces sueños") y una al final ("Qué hermosa es cuando duerme"), el autor e ilustrador francés se las ingenia para presentar una historia cautivante para leer a los chicos antes de dormir.

Los juegolines y la mancha que mancha, de Rodrigo Ures y Héctor Borlasca (AZ).

Un cuento narrado en forma de obra de teatro con personajes muy divertidos y juguetones. Uno de ellos, Juegolín, es una especie de bufón que aparece en escena con una valija y un cartel que dice: "Vendo muecas". Junto con Juegolina mantienen diálogos delirantes. Cuando entra Mister Ludo Juguetón, rey del juego y los juguetes, empiezan las canciones. Una obra ideal para jugar al teatro en casa y en la escuela del autor y dramaturgo que acaba de publicar también Macarena Macanuda, una historia de amor anudada.

Bestiario secreto de niñas malas, de Gabriela Larralde y Myriam Cameros Sierra (Planeta).

Más de veinte retratos breves de chicas de todas clases y colores que, sin embargo, tienen algo en común: no son completamente buenas ni quieren serlo. Son reales y, como todos, tienen defectos y virtudes, manías y obsesiones. Rochi, por ejemplo, exige todo el tiempo a los que la rodean que miren todo lo que hace. Eso sí: es una campeona jugando al Fifa en la Play. Fedra, otra niña de este bestiario femenino ilustrado, juega a esconderse. Una vez se escondió tan pero tan bien que sus padres tuvieron que llamar a los bomberos para encontrarla. Y a Julia le gusta esconder a sus hermanos: en el jardín dice que es hija única. Si alguna lectora quiere presentase a las autoras, puede describir su personalidad y enviar un mensaje por Instagram con el hashtag #BestiarioNiñasMalas.

El anillo del Capitán Beto, de Luis Alberto Spinetta, por Istvansch (La Marca Editora).

La bellísima canción de Spinetta, en manos del genial autor e ilustrador, es una invitación a viajar por el espacio junto con el capitán Beto en su nave de fibra hecha en Haedo. Con el estilo característico de Istvansch, las ilustraciones son súper alegres y coloridas y ubican la letra del tema en un contexto onírico con reminiscencias porteñas: en las páginas aparecen los colectivos urbanos, los cafés, el obelisco, el bandoneón, el tango y, claro, el capitán Beto con la camiseta de River. La colección Rock también incluye Canción de Alicia en el país, de Charly García, ilustrada por Gonzalo Gayoso; La Balsa, de Litto Nebbia y Tanguito, por Joaquín Camp; y Mariposa Tecknicolor, de Fito Páez, por Eva Mastrogiulio, entre otros títulos para leer y cantar con los chicos.

Mi gato, el más bestia del mundo, de Gilles Bachelet (Calibroscopio).

Para lectores con mucho sentido del humor que disfrutan de los cuentos delirantes. Ya desde la tapa queda en claro quién es el protagonista. El autor de libros geniales como La esposa del conejo blanco (Pípala), un diario personal escrito por la coneja que cría los numerosos hijos del conejo de Alicia en el país de las maravillas, imagina lo que siente un elefante con muchas ganas de ser un felino. Un álbum de formato grande y cuadrado, con texto breve y delicioso, ideal para lectores que disfrutan de los relatos con más de un sentido.

Afuera, de Mari Kanstad Johnsen (Niño Editor).

Un libro que cuenta sin palabras la historia de una chica solitaria que busca su lugar en el mundo. Hayan pasado o no por la experiencia de ser el nuevo del grado o de sentirse un bicho raro, los lectores se identificarán con las sensaciones que expresa la protagonista con sus gestos y actitudes. Premiada en la Feria de Bologña en 2017, la autora noruega también ha publicado Barbie & Milo, una historia de amor y Mi pequeño gran papá (ambos editados en el país por Niño).

Carmen, de Prosper Mérimée (Edelvives).

Versión de Benjamin Lacombe del relato original que inspiró la ópera de Bizet. Lanzado en Argentina a fines de 2017, es un álbum magnífico que incluye prólogo del autor e ilustrador francés, biografías y anexos. Uno de esos libros de edición de lujo, ideal para coleccionar, con tapa dura y detalles bordados que forman una tela de araña. Es que ese es el símbolo de Lacombe para representar a Carmen, "una heroína, tan sólida que llegará a convertirse en arquetipo de la mujer fatal". Para adolescentes, jóvenes y adultos.