Los metalúrgicos desafían a Triaca y planean medidas para lograr suba del 20%

Las negociaciones fracasaron y se pasó a otro cuarto intermedio hasta el jueves. El gremio realizará la semana próxima su congreso anual en Mar del Plata, donde analizan definir un "plan de acción". Piden llevar el salario inicial a $17.000

Sin despertar sorpresa, las pretensiones salarias de la UOM volvieron a chocar contra la estrategia defensiva empresaria, reforzada por el techo paritario del 15% que fijó el Gobierno para esta edición de las discusiones. La reunión de la víspera, a la que asistieron representantes de todas las cámaras empresarias del sector tuvo al secretario general de esa unión, Antonio Caló, encabezando la comitiva sindical.

Luego del encuentro se anunció un nuevo cuarto intermedio hasta el jueves a las 11, en la sede de la cartera laboral ubicada en la avenida Callao, en el barrio porteño de Congreso.

El secretario protesorero de la UOM, Enrique Salinas, resumió que "no se pudo alcanzar un acuerdo salarial" en la segunda mesa de discusión celebrada.

Para los metalúrgicos el escenario no es novedad, desde 2015 a la fecha su puja salarial está atada a la compacta decisión empresaria no ofrecer mejoras sustanciales como también a la frágil salud de la economía.

Caló insistió en que buscan equiparar las necesidades de la canasta básica de sus trabajadores, llevar el salario inicial a $17.000 y para el resto de las categorías lograr al menos un 20%.

De no arribar a acuerdo o acercamiento alguno, la UOM tendrá en este tópico el eje central de su congreso nacional que se desarrollará en la ciudad de Mar del Plata la semana próxima.

Fuentes de la UOM evaluaron que "de no mediar una oferta al menos para considerar, nuestro congreso nacional que cumplimos todos los años seguramente aprobará un plan de acción".

Aclararon que resta todavía, antes de la convocatoria en la ciudad balnearia, la instancia del jueves, pero en el mismo tono recalcaron que "los empresarios están fortalecidos no solo por el techo del 15% sino porque el Gobierno está dispuesto y de hecho lo hace, a no homologar paritarias por encima de ese número".

Si de cifras se trata, los guarismos que ayer oficializó el IET (Instituto Estadístico de los Trabajadores) que conforman gremios de la CGT y la CTA, definió en 2,4% la inflación de marzo con un deterioro del salario del 3,4% desde septiembre del año pasado y un 6% al considerar el poder de compra de los sueldos desde noviembre de 2015.

Números que vienen preocupando no solo a los metalúrgicos sino a la mayoría de los sindicatos con acento especial en los que integran el bloque industrial.

Caló a fines de febrero había remarcado que en el sector de trabajadores que representa en noviembre, diciembre y enero se habían registrado 1.1.00 despidos y más de 700 suspensiones, a raíz del cierre de empresas en todo el país.

Fue en ocasión de un plenario realizado en la delegación UOM de Villa Lugano, ocasión en la que remarcó una delicada situación del sector que transmiten los secretarios generales que conforman la UOM nacional.

En todos los indicadores, incluso en los oficiales, el empleo industrial muestra los números más vulnerables de la economía en relación al empleo.