Moto GP: Tres al hilo de Márquez

El español logra su tercera victoria consecutiva sin que asomen rivales con garatías tras las caídas de Dovizioso y Zarco

Es líder del campeonato del Mundial de MotoGP, con posibilidades de lograr su quinto título en la máxima categoría porque hay pocos que le han hecho sombra en estos primeros domingos del curso y mucho tendrán que correr los demás equipos para alcanzar a esta Honda dominada con rabia y alegría por el español. Marc Márquez triunfó en el Gran Premio de Francia y es más que líder destacado. Junto a él en el podio, Danilo Petrucci, a la caza de su ascenso a la Ducati oficial de Jorge Lorenzo. Y Valentino Rossi, tercero, agradecido por las caídas porque la Yamaha sigue sin estar fina.

No había logrado tres victorias consecutivas desde aquel extraordinario 2014 en el que encadenó hasta once y sobrevolaba la cuestión de si podría ganarlas todas. No lo hizo. Como tampoco, es muy posible, lo haga en este año. Pero, por el momento, no encuentra obstáculos en el camino.

¿Está el Mundial sentenciado?, se pregunta el planeta MotoGP. Evidenciado por los 36 puntos que lleva Márquez de ventaja en la clasificación al segundo, Maverick Viñales, que terminó séptimo y por las guerras personales que llevan los rivales. En Le Mans, Johann Zarco, el ídolo local, hombre de la pole y con el recuerdo de haber logrado el primer podio de su carrera aquí, se cayó solo de forma inexplicable, como muchas de las caídas que se sucedieron en el fin de semana. El francés es de los pocos que le plantan algo de cara en las carreras. Algo.

Tampoco Andrea Dovizioso supo cercarle. El italiano, subcampeón el año pasado y el único que parecía con garantías para volver a pelearle el título al español, se fue al suelo en una caída incomprensible y ya son dos ceros consecutivos.

Porque las Yamaha oficiales vuelven a sufrir, a pesar del tercer cajón del podio de Valentino Rossi, agradecido a las caídas precedentes y a su buen ritmo personal con el trazado francés. Porque Jorge Lorenzo se queda sin tiempo para reivindicar su lugar en la élite después de un sexto puesto que dejó en nada, otra vez, su excelente salida y su muy buena primera parte de la carrera. Porque Dani Pedrosa acumula cicatrices en el cuerpo que le impiden desplegar su valentía en la Honda. Porque... no aparece nadie más en el horizonte.

Márquez quería cerrar bocas en Austin después de la polémica en Argentina. En Jerez quería brillar en casa. En Francia, feudo de Yamaha, quiso reivindicar esta Honda voladora. El español no tiene rival.