Nueva Citroën Berlingo: Máxima versatilidad y polivalencia sin renunciar al diseño

La marca está dispuesta a dominar el segmento de los «ludospace» con la tercera generación del modelo

Desde los comienzos de la marca, a principios de los años veinte, André Citroën había comprendido el interés de ofrecer una amplia gama desde vehículos comerciales puros y duros hasta las berlinas de gran lujo, y la segunda mitad del siglo XX no iba a modificar esta regla, sino al contrario. Tras el éxito del 2CV el siguiente «hit» de la marca fue el C15, una versión derivada del Citroën Visa. Nacido en 1978, este modelo va a tener una carrera muy larga y será montado hasta el año 2006, es decir diez años después del lanzamiento del Berlingo.

La primera generación de este último nació en 1996, y se situaba a medio camino entre una berlina y un monovolumen, un auténtico «multitarea» y una versión dedicada a la familia y al esparcimiento, sin olvidar que se trata de un vehículo comercial. La segunda generación apareció en 2008, y fue puesta al día en 2015.

Y ahora, en 2018, Citroën da un paso más con la presentación de su nuevo Berlingo. Un coche que sorprende por su diseño desenfadado, pero también por su versatilidad y por toda la carga tecnológica en materia de seguridad y confort.

El nuevo Berlingo se producirá en exclusiva mundial en las plantas que el Grupo PSA tiene en España y Portugal.

La parte delantera del Berlingo está basada en la plataforma EMP2, mientras que el suelo trasero ha sido retomado de la generación actual. El estilo sigue la línea de las últimas creaciones de la marca, como el C3 Aitcross o el nuevo C4 Cactus, permitiendo un alto grado de personalización. Ofrece en el exterior una amplia gama de 8 colores de carrocería, con una línea de color reforzada alrededor de los faros antiniebla con las esquinas redondeadas y en los Airbump.

En su interior, el habitáculo ha sido completamente rediseñado, ofreciendo un aspecto de «berlina» que ni por si instrumentación ni por la posición al volante recuerda a un vehículo comercial. También se ha realizado un importante trabajo estilístico en el diseño de los asientos y en la distribución del espacio. Así, los asientos posteriores son individuales, lo que facilita la posibilidad de configurar al gusto el espacio destinado a la carga y a los pasajeros. El vehículo está disponible en dos tallas, M y XL, con 4,40 o 4,75 metros de longitud, y en ambos casos con la posibilidad de transportar a 5 o a 7 pasajeros.

De hecho, los asientos de la segunda fila permiten obtener un suelo plano y, combinados con los asientos del pasajero delantero también escamoteable, se consigue una longitud de carga de hasta 2,70 m en el suelo en la talla M y de 3,05 m en la XL.

La capacidad de carga del nuevo Berlingo ha aumentado 100 litros, hasta los 775 en la talla M con cinco plazas, y alcanza los 1.050 litros en la talla XL (en la configuración de 5 asientos).

En cuanto a la oferta mecánica, el Berlingo llega en septiembre con motores gasolina y diésel de 75 a 130 CV, con la posibilidad de montar una nueva caja de cambios de 8 velocidades EAT8 y, según potencias y versiones, el sistema de mejora de tracción Grip Control, con lo que el coche se convierte en un auténtico SUV capaz de transitar sin excesivos problemas fuera del asfalto.

Las unidades estarán equipadas con el «Modutop», un extra que, lamentablemente solo está disponible para los acabados más altos de la gama, que acoplado al techo nos permite disponer de un importante volumen para objetos, accesible tanto desde las plazas traseras como desde el maletero, con una capacidad de 60 litros y hasta 10 kilos de peso.

En el apartado tecnológico, el modelo dispone de 19 ayudas a la conducción y a la maniobra, como el aviso de cambio involuntario de carril, indicador de atención al conductor, regulador de velocidad adaptativo con función «stop» o acceso y arranque manos libres entre otras.

En su conjunto resulta un vehículo muy equilibrado, con un aspecto juvenil y atractivo, y que perfectamente podría convertirse en la alternativa a los monovolumen e incluso a los SUV, con multitud de posibilidades de uso como vehículo comercial, familiar o lúdico.