Nuevo Citroën C5 Aircross, un SUV con prácticas soluciones

El nuevo Citroën C5 Aircross, a la venta en el mercado Chino, llegará al mercado internacional a finales de este mismo año para convertirse en el buque insignia del catálogo SUV de la firma francesa. 

El modelo esgrimirá sólidos argumentos para convencer a los consumidores de sus virtudes, que no son pocas. A una estética original, se suma una interesante modularidad interior, una gran capacidad de carga, una generosa dotación tecnológica y una variada oferta mecánica que, en 2019, contará con una versión híbrida enchufable PHEV.

El nuevo modelo de la marca de los chevrones, cuya longitud alcanza los 450 centímetros, presenta una estética robusta y original, al estilo de sus hermanos pequeños. De todos modos exhibe ciertas peculiaridades que lo distinguen, como la parrilla delantera partida y los dos rebajes del capó delantero. Las opciones de personalización del vehículo permiten elegir una amplia gama de alternativas tanto para el exterior como para el interior.

El habitáculo está homologado para cinco personas (no hay versión de siete). Resulta muy interesante que los ocupantes posteriores se acomoden en asientos individuales con varias regulaciones propias del cada vez más minoritario segmento monovolúmenes. Estas butacas son inclinables, escamoteables y se pueden desplazar longitudinalmente. Esta última opción permite jugar con el espacio de carga, de modo que el ya gran maletero de 580 litros puede incrementar dicha cifra hasta los 720 litros. Y si todavía se necesita más volumen se puede prescindir de las plazas traseras para alcanzar los 1.630 l.

El C5 Aircross equipa con un cuadro de instrumentos digital TFT de 12,3 pulgadas y una pantalla táctil de 8. En términos de seguridad, monta una veintena de sistemas de ayuda a la conducción de última generación que incluyen elementos tan interesantes como frenado de emergencia, el control del ángulo muerto, el aviso del cambio involuntario de carril, el regulador de velocidad adaptativo, la alerta de riesgo de colisión, el control de atención del conductor o el reconocimiento de las señales de tráfico.

A nivel de conectividad, no falta la función Mirror Screen, que permite aprovechar las aplicaciones del smartphone en la pantalla táctil del salpicadero con la máxima seguridad. La recarga por inducción de dispositivos móviles facilita la operación prescindiendo de cualquier cable. Otras dotaciones disponibles son el Citroën Connect Nav (sistema de navegación conectada 3D de última generación), el Citroën Connect Box con Pack SOS & Asistencia (servicio de llamadas de emergencia y de asistencia geolocalizadas) y el ConnectedCAM Citroën (cámara integrada en el retrovisor interior para hacer fotos o vídeos en marcha).

Con el objetivo de garantizar la motricidad en ciertos recorridos fuera del asfalto, el Grip Control con Hill Assist Descent ofrece distintos modos para adaptarse al terreno por el que se circula (Normal, Arena, Todocamino, Nieve o ESP OFF). Elegir el deseado es tan sencillo como girar el correspondiente botón ubicado en la consola central. El asistente de descensos mantiene el vehículo a una velocidad reducida (3 km/h) incluso en una fuerte pendiente.

La oferta mecánica del C5 Aircross cuenta con una gama de motorizaciones Euro 6.2 eficientes y prestacionales de última generación que pueden ir asociadas a una con la caja de cambios manual de 6 marchas o a una transmisión automática de 8. El apartado de gasolina incluye dos versiones (PureTech 130 S&S 6v y PureTech 180 S&S EAT8), mientras que el diésel tiene tres (BlueHDi 130 S&S 6v, BlueHDi 130 S&S EAT8 y BlueHDi 180 S&S EAT8). A finales de 2019, Citroën lanzará la primera variante Plug-In Hybrid PHEV, con una autonomía de 60 km en modo 100% eléctrico.