Para 2020 la Nasa quiere enviar un helicóptero a Marte

La agencia espacial tendría una nueva herramienta para estudiar el planeta y llegar a ubicaciones inalcanzables

"La idea de que haya un helicóptero volando por los cielos de otro planeta es emocionante", ha explicado Jim Brindestine, uno de los administradores de la Nasa, en un comunicado en el que ha adelantado que la agencia americana va a incluir un pequeño helicóptero autónomo en su próxima misión "Rover Mars 2020".

Desde que en agosto de 2013 comenzara el proyecto de desarrollo tecnológico de la misión en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL), situado en California, no ha sido hasta ahora, tras cuatro años de diseño y pruebas, cuando se han podido ver resultados.

El helicóptero, con un peso inferior a 2 kilos, se moverá gracias a dos hélices gemelas que girarán a casi 3.000 revoluciones por minuto, aproximadamente 10 veces más rápido que las palas de un helicóptero en la Tierra. Además, este dispositivo tiene integrados paneles solares para cargar su batería con la luz del Sol y un mecanismo de calefacción para mantener la temperatura por las noches.

Pero, evidentemente, antes de volar sobre Marte, el helicóptero tiene que llegar hasta ahí y lo hará desde la parte inferior del cohete Atlas V de United Launch Alliance, que tiene previsto lanzarse en julio del 2020 desde la Estación de Cabo Cañaveral, situada en Florida (EE.UU.). El objetivo es que el helicóptero sea lanzado a bordo del "rover Mars 2020" y, si todo sigue como hasta ahora, debería llegar al planeta vecino en febrero de 2021.

Una vez llegue al planeta rojo, el rover se colocará en el suelo y se moverá a una distancia de 40 a 100 metros como mucho, para permanecer en contacto por radio y no ser amenazado por ningún otro objeto. Cuando encuentre una ubicación adecuada, el helicóptero se desplegará desde el vehículo a una distancia que permitirá que los controladores lo dirijan desde la Tierra para que realice sus vuelos de manera autónoma.

En su recorrido, el vehículo buscará signos de ambientes habitables, así como lugares que una vez pudieron albergar vida microbiana a través de dos cámaras, un micrófono y un taladro para coger muestras.

Durante los primeros 30 días, el helicóptero realizará pruebas para demostrar su viabilidad y potencial. Completará hasta cinco vuelos cortos operando durante más tiempo cada vez, porque volar en el planeta rojo no es fácil. "La atmósfera de Marte es solo un 1% de la de la Tierra, por lo que cuando nuestro helicóptero esté en la superficie del planeta rojo, ya estará a 30.000 metros, en el equivalente de la Tierra", añade en el mismo comunicado MiMi Aung, gerente del proyecto "Mars Helicopter" del JPL.

Si el helicóptero de Marte falla, no afectará el resto de la misión del "Rover Mars 2020", de acuerdo con la Nasa. Pero si tiene éxito, la agencia espacial tendrá una nueva herramienta para estudiar el planeta y llegar a ubicaciones que, actualmente, son inalcanzables. "Será interesante ver lo que es realmente capaz de hacer", continúa Kenneth Farley, miembro del proyecto de la misión, sobre el helicóptero, en el comunicado. "Estamos muy entusiasmados porque abre un nuevo paradigma sobre cómo explorar Marte", concluye David Lavery, del programa de exploración del sistema solar de la Nasa.