Para Giacomini, la desinflación seguirá en jaque

31.07.2018

"Hay mucha inflación debajo de la alfombra", dicen desde E&R

Desde la consultora Economía & Regiones (E&R) alertan: si el BCRA no realiza una política activa para absorber los pesos que sobran y achicar la base monetaria, dejando a un lado la actual política de tasa junto a una mirada sobre los agregados monetarios, la inflación se acelerará, crecerá el traslado a precios de la devaluación y lo que queda de 2018 y el propio 2019 estarán lejos de mostrar desaceleración. Afirman, por el contrario, que si el BCRA "no se vuelve contractivo en serio, haciendo caer los agregados nominalmente, la inflación de la segunda mitad del Gobierno de Cambiemos terminará siendo más elevada que la de la primera mitad".

Cae la demanda

Un informe publicado ayer por la consultora dirigida en lo económico por Diego Giacomini sostuvo que "para que la inflación baje es necesario que se achique la brecha entre la expansión monetaria y la variación de la demanda de dinero". Y remarcó que, tal como indica la fuerte corrida cambiaria, "en 2018 sucede exactamente lo opuesto a lo que se necesita para que baje la inflación, ya que se agranda el desequilibrio monetario porque se continúa emitiendo aproximadamente al ritmo de siempre, pero con caída de demanda de dinero".

"No hay duda de que la actual caída de la demanda de dinero es récord. Los agentes económicos no quieren los pesos ni los activos nominados en pesos, y se refugian en el dólar. La suba de la tasa de interés (para evitar la fuga al dólar y sostener la demanda de dinero) está al límite del agotamiento. El dólar ha subido aun manteniendo la tasa de interés elevada en niveles récord", dijo.

Absorber

En ese marco, la única opción para bajar la inflación, sostuvo Giacomini, es que el BCRA salga y compre los pesos que sobran, achicando la base monetaria en términos nominales. Y explicó: "Si el BCRA no limpia el exceso de dinero por las buenas, se terminará limpiando por las malas con más inflación, aumentando el riesgo que se perfore el límite de 32% interanual establecido en el acuerdo con el FMI. De hecho, es lo que ya está sucediendo".

Además el informe alertó acerca de que la actual devaluación es superior a las de 2014 y 2016 pero que sin embargo el traslado a precios es menor, lo que se explicaría, con la emisión monetaria en niveles que no variaron entre esos períodos, porque hay "inflación contenida debajo de la alfombra".

Se puede disparar

Así, concluye: "En E&R queremos subrayar que, si el BCRA no absorbe los pesos sobrantes, aumenta el riesgo que la actual devaluación termine tarde o temprano trasladándose a precios. Es decir, si no se termina trasladando en 2018, la inflación de 2019 no va a descender lo que se espera y terminará siendo más elevada que los que el mercado y el BCRA proyecta actualmente".