Preocupante: Se frena la obra pública y surgen dudas sobre los PPP

Empresarios del sector proyectan una retracción

Luego de la cautela inicial que reinó días después de la corrida cambiaria, empresarios de la construcción reconocieron ayer que habrá pérdida de empleo en el corto plazo por el parate que implica el ajuste de 30.000 millones de pesos en el gasto en obra pública, y avizoran un panorama muy negativo para el 2019, con el recorte impuesto por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Vamos hacia la retracción de la actividad en este año. Va a haber pérdida de empleo lamentablemente. Y tenemos muchas dudas de cuánto podrán compensar los planes del programa Participación Público Privada (PPP)", que entrarán en juego en seis meses, expresaron las fuentes consultadas.

Sin dar certezas, el presidente de la Cámara de la Construcción, Gustavo Weiss, aseguró que "si desaparece la obra pública, hay 430 mil puestos laborales que están en riesgo". En ese sentido, agregó: "Estamos frente a un problema grave (si no cambia la política); van a echar muchos trabajadores de la construcción". Asimismo, dijo que las obras vía PPP "no reemplazan las inversiones del Estado. La financiación está muy alta, arriba del 11% en dólares", señaló al respecto.

"Todavía se está trabajando al máximo de las capacidades, tanto de maquinarias como del personal y proveedores. Los contratos en ejecución esperamos que no se detengan. Lo que creo es que se va a disminuir el ritmo de licitaciones nuevas que venía fuerte y eso va a pegar lamentablemente en el empleo. El Gobierno tiene que estar muy alerta de lo que pase", añadieron las fuentes.

Sin embargo, al afirmar que "seguramente en 6 u 8 meses cuando se note la disminución de lo nuevo, entrarán a tallar las PPP", dejó en claro que el ritmo de la construcción estará atado a la suerte del nuevo sistema de inversión. Para dimensionar la magnitud del recorte, significa la mitad de lo que el Gobierno preveía gastar en inversión real directa (IRD) en todo 2018. Los gobernadores tomaron nota de esta mala noticia. La poda en las obras públicas golpeará sus gestiones de manera directa.