Que viva el fútbol que viva México

18.06.2018

México sorprendió al mundo del fútbol al batir por 1-0 a Alemania la defensora del título, este domingo en el estadio Luzhniki de Moscú, con un gol de su nueva estrella, Hirving Lozano.

En un contragolpe letal a los 35 minutos, Javier "Chicharito" Hernández aguantó la pelota hasta encontrar al espacio Lozano, que recibió en la izquierda, eludió a Mesut Ozil y ejecutó al capitán de la Mannschaft, Manuel Neuer.

Con este triunfo, México se sitúa al frente del grupo F, completado por Suecia y Corea del Sur, que juegan este lunes.

Fue la primera victoria del equipo americano ante Alemania en seis partidos oficiales. La Mannschaft, que busca convertirse en el primer país que defiende con éxito la corona desde que lo hiciera Brasil en 1962, había ganado sus últimos siete partidos de debut en un Mundial.

En un partido vibrante con una variedad de expresiones futbolísticos. México sorprendió a la poderosa Alemania. No se había cumplido el minuto 1 cuando Carlos Vela, participativo y desequilibrante en la mediapunta, encontraba a Lozano al espacio, pero su disparo lo despejó Jerome Boateng.

México sorprendió con una presión alta en donde se destacó el volante Herrera por su dinámica y por su capacidad para saber dónde dirigir el balón en cada ataque.

Antes del gol de Lozano, las mejores ocasiones de la Mannschaft las tuvo Timo Werner, debutante mundialista y heredero del legendario Miroslav Klose como centrodelantero. Primero disparó demasiado cruzado (3) y luego remató a las manos de Guillermo Ochoa (20).

En el segundo tiempo las emociones aparecieron al por mayor. Alemania encontró su juego y México poco a poco sintió el desgaste físico, dio un paso atrás y esperó a Alemania para matar el partido de contraataque. Hernández y Vela tuvieron el 2-0, pero el primer falló en el paso de la muerte al segundo (57).

Juan Carlos Osorio dejó claro que en la última media hora el objetivo era defender el resultado al sustituir a Vela por el joven de 20 años Edson Álvarez, que se situó en el mediocentro, con Herrera ganando unos metros.

Alemania rondaba el empate. A los 65, Boateng metió un centro al área y el lateral derecho Joshua Kimmich se inventó una chilena que se fue por encima del travesaño.

Un final emocionante en donde Alemania mostró toda su jerarquía para meter a su rival en su propia área y México defendiéndose con mucho orden y eficacia. Sin dudas fue un partido de mundial