Rojas, verdes, violetas... Las 9 playas más coloridas del mundo

En las Canarias, Malta, las Bahamas o Canadá existen calas de colores increíbles provocados por la acción de los fenómenos atmosféricos en la naturaleza salvaje. Unas joyas que merece la pena visitar.

1.- KAIHALULU (HAWAI)

Verdes, blancas, negras, rojas... Hawai presume de maravillosas playas de distintos colores. Entre estas destaca la de arena rojiza de Kaihalulu, en la homónima bahía de la isla de Maui. Un lugar sumergido en la naturaleza que se ha formado por la erosión de las piedras de una colina volcánica ubicada a en una zona cercana tras la acción de las olas del mar. A esta playa se llega tras un recorrido a pie muy estrecho y escarpado, ya que hay que subir unas cuantas rocas y en algunos tramos el camino desaparece.

2.- PINK BEACH (BAHAMAS)

Playa rosada, aguas transparentes y lugar de ensueño. La isla de Harbour, en las Bahamas, posee uno de los litorales más fascinantes del planeta. Se trata de un popular destino de vacaciones para los lugareños, además de ser una auténtica atracción para los turistas de todo el mundo. Una playa de cuento que ofrece uno de los mejores entornos paisajísticos donde disfrutar de magníficos atardeceres. Pero, ¿por qué rosa? Su color proviene de los insectos microscópicos de coral foraminifera. Tras su muerte, dejan en las olas del mar las conchas rosadas y la fuerza del arrecife las lleva a la playa.

3.- RED SANDS SHORE (CANADÁ)

Una amplia cantidad de hierro depositado en las arenas tiñe el litoral de la Isla del Príncipe Eduardo con un tono rojizo intenso. Parece increíble pero en el tramo de costa canadiense, en la zona del Puerto de la Confederación, domina completamente el rojo, ya que este tono también pertenece a las rocas que rodean la playa y a los caminos que van más allá de las colinas limítrofes. Un paisaje que invita a largos paseos por la orilla del mar donde disfrutar del silencio que domina estas tranquilas playas.

4.- HYAMS (AUSTRALIA)

Existen muchas playas blancas en el mundo, aunque ninguna es como la de Hyams Beach, en la Bahía Jervis de Nueva Gales del Sur, Australia. Es más, su color es tan evanescente que le permitió figurar en el famoso Libro Guinness de los Récords con la arena más blanca del planeta. Un título obtenido gracias a la acción de las barreras de coral que a lo largo de los siglos depositaron grandes cantidades de granito de magnesio. Un paraíso terrestre que invita a un paseo por su litoral o a un baño relajante en sus aguas turquesas. Por su riqueza natural, este enclave es el destino preferido por surfistas, submarinistas y amantes de la montaña.

5.- PFEIFFER (CALIFORNIA)

Existe una playa, situada en la autopista de la costa del Pacífico, de un intenso color púrpura que cambia según la luz. Desde el lila hasta el rosa, pasando por tonos morados y de lavanda. Unos increíbles matices que varían por un mineral que lleva manganeso y aluminio, transportado por el agua de la lluvia a la costa. ¿De qué playa se trata? La de Pfeiffer, en el Big Sur de California, cuyo litoral es muy frecuentado por surfistas y turistas locales. Un destino incontaminado, lejos del turismo de masas, que regala fascinantes atardeceres.

6.- REYNISFJARA (ISLANDIA)

A 180 kilómetros al sur de la capital de Islandia, hay una famosa playa negra en la que se rodaron algunas escenas de Juegos de Tronos. Se trata del litoral de Reynisfjara, en el valle del Mydalur, cerca del glaciar Mýrdalsjökull, bajo el que 'descansa' el Katla, uno de los volcanes más peligrosos del planeta. Este entorno paisajístico especial se debe a la presencia de guijarros de basaltos y altas columnas de 66 metros, los Hálsanef, que contribuyen a crear una atmósfera llena de magia. Hay que añadir la existencia de tres extrañas estructuras basálticas en el mar, conocidas también como los tres troles, debido a una leyenda islandesa según la cual hubo tres troles que se petrificaron por el sol mientras arrastraban unos barcos hasta las orillas del arenal.

7.- RAMLA BAY (MALTA)

Poner rumbo a Malta es el plan ideal para tomar el sol en una auténtica playa naranja. ¿Cuál? Nos referimos a la de la Ramla il-Hamra, literalmente 'arenas rojas', un litoral ubicado en el isla de Gozo constituido por acantilados y arenas anaranjadas donde puedes vivir unas vacaciones salvajes. Su posición aislada la convierte en un oasis de paz. Por ello, para llegar es necesario atravesar tres kilómetros desde Nadur o coger un barco desde el puerto de Mgarr. Admirando el paraje desde lo alto se divisa un lunar blanco en el medio de la amplia extensión naranja. Se trata de la antigua estatua de la Virgen María, construida para conmemorar un nefasto naufragio ocurrido en 1881.

8.- PINK BEACH (ISLA DE KOMODO, INDONESIA)

La playa californiana de Pfeiffer cuenta con arenas violetas, igual que la de Kaihalulu, en Hawai. Aunque estas no parecen ser los únicos litorales que presumen de raros colores rosados. En la isla de Komodo, en Indonesia, hay una hermosa playa de este tono que atrapa la atención de cada viajero. El color suave de la conchas dejadas en las arenas por los microscópicos foraminíferos se mezcló con el dorado de la playa e hizo de la zona una de los parajes más hermosos del planeta. Un lugar idílico para sumergirse en los fondos de arrecifes de coral y disfrutar de uno de los deportes acuáticos más practicado en la isla: el buceo.

9.- PLAYA NOGALES (CANARIAS)

Mar, montañas y arenas negras. Un enclave que forma parte de un conjunto paisajístico exótico, aunque esta vez las protagonistas son las Islas Canarias. La Palma dispone de una de las playas más impresionantes del mundo, un lugar en la naturaleza salvaje de la localidad de Puntallana conocido como litoral de Nogales. La mezcla entre el color oscuro de su arena volcánica y el azul intenso del océano Atlántico crea un paraje memorable con vistas increíbles. Relax, bienestar y tranquilidad. Tres conceptos claves que exprimen la magia de este entorno ancestral.