Tras el «atentado» fallido, Maduro lo culpa al presidente de Colombia de estar detrás

05.08.2018

«Todo apunta a la derecha, a la ultraderecha venezolana en alianza con la ultraderecha colombiana y que el nombre de Juan Manuel Santos está detrás de este atentado, no tengo dudas», dijo. Las explosiones han dejado un saldo de siete soldados heridos

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y la primera dama, Cilia Flores, tuvieron que abandonar de emergencia un acto militar televisado para festejar el 81 aniversario de fundación de la Guardia Nacional Bolivariana y el primer aniversario de la Asamblea Nacional Constituyente debido a varias detonaciones que dejaron un saldo de siete soldados heridos en la céntrica Avenida Bolívar de Caracas. Maduro ha señalado al presidente colombiano saliente, Juan Manuel Santos, de estar detrás del presunto ataque. «Todo apunta a la derecha, a la ultraderecha venezolana en alianza con la ultraderecha colombiana y que el nombre de Juan Manuel Santos está detrás de este atentado, no tengo dudas», dijo. Por su parte, la Presidencia de Colombia ha asegurado que «carece de base» la afirmación del mandatario venezolano.

En la cadena televisiva nacional, el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, ha anunciado que el «atentado» se produjo a las 17.41 hora local después de haber concluido el desfile militar. «Debo decir que el presidente Nicolás Maduro ha salido ileso del atentado que se ha saldado con 7 efectivos heridos que se encuentran atendidos en hospitales, y ahora el presidente se encuentra trabajando con el alto mando militar y el consejo de ministros», dijo Rodríguez. «Nuestro presidente Nicolás Maduro está en perfecto estado de salud, en perfectas condiciones (...), todo el trabajo que se ha hecho ha permitido establecer ya que se trata de un atentado», prosiguió en una alocución transmitida por la televisión estatal VTV.

El discurso de Maduro y el desfile de militares fueron interrumpidos cuando estallaron los explosivos. En la imagen televisada se observa a la primera dama estremecerse al escuchar la detonación. Según reportes de vecinos y usuarios de redes sociales, las explosiones se produjeron cerca de San Agustín, entre las avenidas México y Bolívar. En las redes se hablaba que un dron cargado de explosivos C-4 estalló cuando un francotirador disparó contra el equipo volador que sobrevolaba en la zona de seguridad presidencial. El ataque ocurrió cuando Maduro, en el cierre del evento, defendía en un discurso las últimas medidas económicas de su gobierno, que son rechazadas por la oposición.

El presidente venezolano contó que en el momento en el que se produjeron las explosiones, él se encontraba terminando su discurso en el acto de conmemoración del 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) en el que denunciaba «el sabotaje especializado, milimétrico y terrorista contra el sistema eléctrico». «Y estaba diciendo no bajemos la guardia porque la conspiración ha retornado, en ese mismo momento explotó frente a mí un artefacto volador, una gran explosión compañeros, mi primera reacción fue de observación, de serenidad», aseguró. Llegó a pensar -comentó- que se trataba de los juegos pirotécnicos que debían ser activados al finalizar el acto. «En ese momento todo el operativo de seguridad y protección se activó para garantizar mi resguardo, el resguardo de todos los presentes en el acto y la retirada», narró.

Mientras tanto, un grupo anónimo llamado «Soldados de Franela» reivindicó la autoría de la «Operación Fénix», el nombre con el que han identificado el atentado contra Maduro.

Estos sucesos ocurren en medio de la severa crisis económica que padece Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo en el planeta, y que se traduce en escasez de todo tipo de productos, hiperinflación y una pésima prestación de los servicios públicos. Por estas razones, en el país se desarrollan a diario decenas de protestas, en demanda de comida, transporte, agua, electricidad y mejores salarios, entre otras exigencias.

La Fiscalía no descarta «cooperación terrorista»

El fiscal general de Venezuela, Tarek Saab, informó de que el Ministerio Público no descarta la hipótesis de que el atentado sufrido esta tarde por el jefe de Estado, Nicolás Maduro, haya contado con «cooperación terrorista» extranjera. «No pudiera descartarse que aquí pudiese haber habido la cooperación de algún factor subversivo terrorista fuera de Venezuela», dijo Saab en una conversación telefónica con el canal estatal VTV.

Las declaraciones del fiscal se produjeron unas cinco horas después de que Maduro interrumpiera un acto con militares en el centro de Caracas después de que varios drones con cargas explosivas detonaran en las cercanías de la tarima, según explicó el Gobierno. El terrorismo «no se descarta dentro de las hipótesis de las investigaciones que adelanta el Ministerio Público que confirmo y aseguro llegará a la verdad y habrá una sanción implacable», remarcó el fiscal.

Colombia dice que la acusación de Maduro a Santos «carece de base»

La Presidencia de Colombia ha asegurado que carece de base la afirmación del mandatario venezolano, Nicolás Maduro, de que el jefe de Estado colombiano, Juan Manuel Santos, es el responsable del supuesto atentado en su contra en Caracas. «Eso no tiene base. El presidente está dedicado al bautizo de su nieta, Celeste, y no a tumbar gobiernos extranjeros», dijo a periodistas una fuente de la Presidencia colombiana.

Maduro ha dicho este sábado que Santos, que dejará el poder el próximo martes, está tras el supuesto atentado en su contra que se produjo este sábado en un acto público con militares en Caracas y aseguró que ya fueron capturados algunos de los autores materiales. «Hemos despejado la situación en tiempo récord, y se trata de un atentado para matarme, han intentado asesinarme el día de hoy y no tengo duda que todo apunta a la derecha, a la ultraderecha venezolana en alianza con la ultraderecha colombiana y que el nombre de Juan Manuel Santos está detrás de este atentado, no tengo dudas», aseveró el mandatario. Nicolás Maduro hizo la declaración en una locución en cadena obligatoria de radio y televisión tres horas después del incidente en el que resultaron heridos siete militares.

Un grupo anónimo se adjudica la autoría de la «Operación Fénix», el atentado fallido contra Maduro

Un supuesto grupo anónimo se pronunció a través de las redes sociales para adjudicarse la autoría de la «Operación Fénix», el nombre con el que han identificado el atentando registrado horas antes contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, del que salió ileso.

En una cuenta de Twitter llamada «Soldados de Franela» se han divulgado fotografías y vídeos del momento en que ocurrió el incidente, cuando Maduro encabezaba un acto por el 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) en el centro de Caracas. «La operación era sobrevolar 2 drones cargados con (explosivo) C4 el objetivo el palco presidencial, francotiradores de la guardia de honor derribaron los drones antes de llegar al objetivo. Demostramos que son vulnerables, no se logró hoy pero es cuestión de tiempo», dice uno de los mensajes escritos en este perfil.

Los «Soldados de Franela» aseguran, en la misma cuenta de Twitter, que son un conjunto de «militares y civiles patriotas y leales al pueblo de Venezuela (...) basados en argumentos legales y constitucionales».

Este supuesto «basamento legal» también fue difundido ampliamente en las redes sociales mediante un comunicado en el que los supuestos autores del atentado aseguran estar respaldados por «oficiales, suboficiales, clases y soldados» que están «dispuestos a ofrendar sus vidas». «Hoy no pudimos, pero seguiremos en nuestra lucha, porque la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) tiene por función garantizar la independencia, la soberanía de la Nación, la integridad del territorio y el orden público interno».

Los supuestos responsables denuncian que buena parte los órganos del Estado «han desconocido el contenido de la Constitución» y por ello la FANB «ha decidido emprender una lucha para restablecer su efectiva vigencia e impedir que sea derogada por medios distintos a los que ella expresamente consagra». «Los objetivos que seguiremos persiguiendo son la vuelta a la paz, a la democracia, a la Constitución, a las elecciones limpias, a la prosperidad y al progreso (...) Es contrario al honor militar mantener en el gobierno a quienes (...) han hecho de la función pública una manera obscena de enriquecerse y envilecerse», agrega el escrito.