Una escritora japonesa y un ilustrador ruso se quedaron con el Andersen

04.04.2018

Los nombres de los premiados, Eiko Kadono e Igor Oleynikov, del premio conocido como "el pequeño Nobel" de la literatura infantil y juvenil se anunciaron en el primer día de la Feria del Libro de Bolonia.

Eiko Kadono e Igor Oleynikov recibieron el Premio Hans Christian Andersen 2018

Quedó afuera el candidato argentino, Pablo Bernasconi, invitado a la feria para brindar una clase magistral y una charla con otros autores integrales, entre ellos, otro argentino, Diego Bianki. Hubo aplausos y ovaciones para los finalistas de las dos categorías (autor e ilustrador) cuando Patsy Aldana, presidente del jurado, presentó a los candidatos. El ruso Oleynikov se acercó al micrófono para agradecer brevemente el premio, mientras que la japonesa Kadono no estuvo presente cuando Aldana anunció los ganadores.

El pequeño Nobel, como suelen definir al premio Hans Christian Andersen de literatura infantil

Nominada también en 2016 para el Andersen, Kadono nació en Tokio en 1935. Ha publicado cerca de 200 trabajos entre libros álbumes, títulos para preescolares, historias para adolescentes y antologías de cuentos. Además ha traducido al japonés alrededor de cien textos de autores extranjeros como Raymond Briggs. Aunque sus libros no fueron publicados en la Argentina, se la conoce por Kiki, un cuento de brujas que dio origen al film de animación El delivery de Kiki, escrito y dirigido por Hayao Miyazaki, que se estrenó en 2003. El título es el primero de una saga compuesta por seis libros.

"Abrir uno de sus libros es como abrir una puerta a diferentes mundos", dijo el jurado del premio sobre sus obras. "Eiko Kadono es innovadora, única, fresca y, algunas veces, inquietante. La autora produce libros que se dirigen a edades variadas. Su lenguaje juega con las onomatopeyas y el poder de la imaginación. Su humor y su mirada hacia los sentimientos de los chicos y los adolescentes la hacen una autora que combina excepcionalmente la calidad y el acceso directo a la literatura", agregó el jurado sobre su obra.

Igor Oleynikov, el arte de ilustrar libros

El otro ganador del Andersen, el ilustrador ruso Oleynikov, nació cerca de Moscú en 1953. Trabaja en animación y es un autor muy prolífico. "Sus ilustraciones son muy dinámicas y a menudo parecen imágenes cinematográficas por sus texturas", dictaminaron los jurados sobre sus trabajos. Ha ilustrado más de 80 libros para chicos y jóvenes, incluidos varios clásicos de la literatura infantil.

Oleynikov y Kadono recibirán el premio en homenaje al escritor danés (una medalla de oro y un diploma) en el próximo Congreso Internacional de IBBY, la Organización Internacional del Libro Infantil y Juvenil, que otorga la distinción cada dos años en reconocimiento a la trayectoria de un autor vivo. El congreso tendrá lugar el 30 y 31 de agosto y el 1 de septiembre en Atenas, Grecia.

Bernasconi, "embajador de la ilustración", según Alija, la Asociación de Literatura Infantil y Juvenil de la Argentina que impulsó su candidatura, había declarado a La Nación al quedar entre los seis finalistas en enero pasado: "Lo que más me enorgullece de la nominación es hacer visible el material y la historia de la Argentina en este género. Que nuestra cultura pueda hacerse un lugar entre tantos países es muy meritorio; y sin duda es resultado de la dedicación de mucha gente, entre autores, ilustradores y editores, que sembró y creó bases para que estemos hoy en este lugar. No es casual que se reconozcan cada vez más de nuestra región. Se abren puertas porque alguien se ocupó antes que nosotros de buscar las llaves".

Info: Diario de Cultura