Yamaha Niken: la revolución de tres ruedas

Modelo futurista que inaugura una nueva especie con su tren delantero. Permite unas inclinaciones que pueden llegar fácilmente a los 45 grados

Un primer vistazo a esta moto le hará frotar los ojos. Pensará que ve doble, pero la Niken es una realidad que viene a inaugurar un segmento: deportivas con doble rueda delante. Es fruto de un trabajo de Yamaha desde el año 2007, cuando presentó varios prototipos de tres o cuatro ruedas como el Tesseract, que nunca llegó a venderse. El que sí lo hace desde 2014-y con éxito- es el Tricity, un scooter con dos delante.

El capítulo previo de la Niken fue la MWT-9, surgida en 2015 como una moto inclinable de tres ruedas en la que finalmente se ha convertido. "Conduce la revolución", es su lema, una declaración de intenciones. Más allá del ADN que aporta la parte delantera con sus altas y voluminosas horquillas, el frontal ofrece una imagen potente. Está protegido contra el viento y ve todo gracias a una buena iluminación LED.

Con la mirada ya puesta en el eje delantero: este es muy ancho, con 410 milímetros. Las horquillas paralelas, curiosamente, no son simétricas, para permitir unas inclinaciones que pueden llegar fácilmente a los 45 grados. Algo que se consigue, gracias a su estabilidad, tanto en asfalto liso, como rugoso o con baches. Para ello entra en juego la magia del principio de Ackermann, según el cual los círculos que describe cada una de las ruedas son diferentes en curva, por lo que se cierra la trayectoria de la rueda interior del viraje.

La efectividad viene reforzada por el chasis, que proviene de la Tracer 900, con la que existen múltiples comparaciones. Pero tiene diez milímetros más de longitud. La criatura de tres ruedas lleva el mismo propulsor que aquella, algo que también comparte con la MT-09. Es un propulsor tricilíndrico de 847 cc. y una potencia de 115 caballos.

Para no perder un ápice de seguridad, lleva de serie control de tracción con dos modos, aunque también se puede desconectar. Asimismo, la entrega de potencia se gestiona según el programa escogido entre los tres existentes. Como complemento, en el apartado de la estabilidad el reparto de pesos conseguido es del 50/50.

Una de las preguntas que seguro se hará es si la postura de conducción es cómoda. Lo es. Aunque escasa para el posible acompañante. El manillar es elevado y permite una conducción efectiva. Al inicio de la marcha, se nota el peso que desplazamos -263 kilogramos- pero en cuanto pasan unos pocos kilómetros la facilidad de manejo y la efectividad tanto en curva como en recta salen a la luz para el deleite del conductor.

Todo este conjunto no estaría completo sin el trabajo de los frenos, imprescindibles para domar un vehículo de tanto peso. Los discos en cada una de las ruedas delanteras, más otro en la trasera, son suficientes si la conducción es ligera. Si exprimimos al máximo, en bajadas por ejemplo, resultan justos, algo sencillo de solucionar. Quizás, el sistema antibloqueo ABS es demasiado intrusivo con lo cual las frenadas extremas son un poco más largas de lo deseable.

La Yamaha Niken sólo se puede adquirir mediante una reserva online. Tras el registro, el concesionario más cercano de su zona se pondrá en contacto con usted.