Iron Maiden denuncia a una empresa de videojuegos por dos millones de dólares

La banda británica de heavy metal argumenta que el videojuego «Ion Maiden» ha infringido la marca registrada

El pasado 28 de mayo la banda de heavy metal Iron Maiden interpuso una demanda a la empresa de videojuegos 3D Realms, a la que le pide dos millones de dólares por infringir una marca registrada. El motivo es un videojuego que se publicará a finales de año, "Ion Maiden", cuyo parecido de nombres es más que evidente.

El grupo británico argumenta que dicho parecido es a nivel visual, sonoro e incluso de impresión comercial, lo que "confundiría" a los consumidores en creer que los músicos habrían respaldado el videojuego. Varios de estos elementos serían el logo y el icono de una «calavera-bomba» que aparece en el título del videojuego y recordaría a la "mascota" de la banda, Eddie.

De hecho algunos fans habrían contactado con Iron Maiden para quejarse de dicha confusión.

Ahí no quedan las coincidencias, pues en la denuncia también se expone que el principal personaje del videojuego, la tiradora Shelly Harrison, debe su nombre a Steve Harris, fundador y compositor principal de Iron Maiden. Dicho personaje, sin embargo, ya había aparecido en un videojuego anterior publicado por 3D Realms: "Bombshell".

La banda, en definitiva, acusa a la empresa por "intentar aprovecharse del reconocimiento mundial de Iron Maiden" para así vender productos, inclusive un videojuego, pósteres e incluso alfombrillas de ratón.

Tras la acusación, la desarrolladora de videojuegos se ha pronunciado al respecto a través de Twitter y ha tildado de «frívolas» dichas demandas. Asimismo ha confirmado que "tomarán las precisas decisiones" una vez reciban la "notificación oficial" y han emplazado a los jugadores a la fecha de lanzamiento de "Ion Maiden".