Texas: el estado que más energía produce de EE.UU. y millones de personas se quedaron sin electricidad

22.02.2021

Presume de ser el mayor productor de energía de todo Estados Unidos y uno de los más grandes del mundo, pero esta semana millones de sus habitantes se quedaron a oscuras.

El temporal de frío ártico que azota a Texas dejó sin agua y electricidad a muchos de sus residentes, que tuvieron que sobrevivir a las bajas temperaturas sin contar con las comodidades habituales. El presidente de EE.UU., Joe Biden, aprobó una declaración de desastre en Texas, lo que despeja el camino para invertir fondos federales en los esfuerzos de ayuda en este estado.

En un comunicado que difundió la Casa Blanca, Biden dijo que había "ordenado asistencia federal para complementar los esfuerzos estatales y locales de recuperación en las áreas afectadas por severas tormentas invernales".

"La asistencia puede incluir subvenciones para viviendas temporales y reparaciones de viviendas, préstamos de bajo costo para cubrir pérdidas de propiedad no aseguradas y otros programas para ayudar a las personas y dueños de negocios a recuperarse de los efectos del desastre", dice el mensaje.

La corriente eléctrica se ha ido restableciendo poco a poco, pero las condiciones siguen siendo críticas en un estado poco acostumbrado a estas olas de frío. La falta de costumbre no debería traducirse en falta de preparación, en especial en un estado que cuenta con tantas fuentes de energía, consideran los expertos.

¿Cómo se llegó a esta situación?

Según datos federales, este estado del sur del país genera casi el doble de energía que Florida, que es el siguiente. Es el estado número uno tanto en crudo como en gas natural, según la Agencia de Información Energética de Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés).

Acumuló un impactante 41% de la producción petrolera de Estados Unidos en 2019 y un cuarto de su producción de gas natural. La energía eólica también está al alza en Texas, que produjo cerca del 28% de toda la electricidad creada por este medio en 2019, según la EIA.

Pero el problema es que Texas no es solo una superpotencia energética, sino que tiende a tener temperaturas superiores a la media y eso se traduce en que su infraestructura no está preparada para los temporales de frío.

"Hemos tenido problemas para distribuir gas y electricidad por varias razones", dice Michael Webber, profesor de Recursos Energéticos en la Universidad de Texas en Austin.

"La demanda de energía fue muy alta por el frío y ese mismo frío hizo que algunas plantas fallaran: se apagaron y dejaron de funcionar. También dificultó el suministro de gas natural", "La combinación de escasez de gas natural y de electricidad crea una crisis con apagones intermitentes como la que hemos visto" explica.

Las plantas de gas natural y carbón necesitan agua para seguir operativas, pero las instalaciones de agua se congelaron y otras perdieron el acceso a la electricidad que requieren para estar operativas. "La capacidad de algunas compañías que generan electricidad se ha congelado. Esto incluye los generadores de gas natural y carbón", escribió el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, en Twitter.

Combinados, el gas natural y el carbón suponen más de la mitad de la energía que usó el estado en 2020.

Peculiaridades del sistema

El sistema energético de Texas cuenta con algunas características particulares que pudieron influir en la crisis vivida esta semana. A diferencia de otros estados, Texas tomó la decisión consciente de aislar su red eléctrica del resto del país.

Esto significa que cuando todo va bien, Texas no puede exportar energía sobrante a los estados vecinos. Pero en situaciones de necesidad tampoco la puede importar, por lo que fue imposible que la energía se redirigiera desde otros lugares cuando el sistema del estado falló.

Para el profesor Webber, la razón por la que se decidió adoptar este sistema es simple y clara: "Evitar la supervisión federal y la atención regulatoria de Washington DC". "Una red independiente tiene varios beneficios, facilita la forma de recoger la energía renovable y mejora el funcionamiento del tendido eléctrico", indica.

"Pero sin duda tiene sus inconvenientes, siendo el principal que impide tener apoyo de otros estados o países cuando llegan las dificultades", añade.

El lunes 15 de febrero fue el día más frío en 30 años en Texas. Las temperaturas cayeron a menos de 10 grados bajo cero y la nieve cubrió la mayor parte del territorio del estado. Entonces, se cortó la luz. No un rato, en algunos lugares. Los apagones duraron toda la semana y millones de hogares quedaron a oscuras...