Acupuntura para dejar de fumar

La inserción de agujas muy finas a nivel superficial, en determinados puntos y meridianos situados sobre la piel, consigue estimular el sistema nervioso para que produzca unas sustancias que ayudan a controlar el síndrome de abstinencia, aseguran los expertos en esta milenaria medicina oriental, que exhibe una elevada tasa de éxito contra el tabaquismo.

La medicina naturista aporta terapias eficaces para dejar de fumar, como la tradicional acupuntura, que ayuda a remediar los desarreglos de fondo que inducen el tabaquismo, como el estrés y los desequilibrios de las energías biológicas.

"Para quienes no pueden dejar de fumar, lo han intentado sin éxito, han recaído en el hábito o quiere abandonarlo de forma rápida, se recomiendan los tratamientos que combinan el apoyo psicológico, con las terapias farmacológicas, los cuales ayudan a controlar el síndrome de abstinencia", según el doctor López Santiago.

La acupuntura pretende conseguir mantener al adicto a la nicotina indiferente con respecto al tabaco, pero requiere la colaboración del paciente: si éste no quiere dejar de fumar o acude escéptico a la consulta, difícilmente lo conseguirá.

Se calcula que el 60 por ciento de los fumadores ha intentado dejar el hábito alguna vez, y las estadísticas apuntan a que a la mayoría de las personas que fuman de manera habitual le gustaría dejar de fumar. ¿Pero cuántas de ellas lo consiguen?

"El mito de que es tan difícil dejar el tabaco, cede ante la evidencia de que la mayoría de la gente consigue dejarlo por decisión propia, sin apoyo, tratamiento ni fármacos", señala el doctor Asensio López Santiago, experto en terapias anti-tabaco.

Asimismo, se calcula que del 8 al 10 por ciento de las personas que reciben un consejo breve e instrucciones básicas para dejar de fumar en los centros de salud, han abandonado el tabaquismo al cabo de un año.

"Para quienes no pueden dejar de fumar, lo han intentado sin éxito, han recaído en el hábito o quiere abandonarlo de forma rápida, se recomiendan los tratamientos que combinan el apoyo psicológico, con las terapias farmacológicas, los cuales ayudan a controlar el síndrome de abstinencia", según López Santiago.

"La medicina naturista aporta terapias eficaces para dejar de fumar, como la tradicional acupuntura, que ayuda a remediar los desarreglos de fondo que inducen el tabaquismo, como el estrés y los desequilibrios de las energías biológicas", señala el doctor Santiago de la Rosa, experto en terapias complementarias.

INDIFERENCIA ANTE EL CIGARRILLO

Según el doctor Beltrán Carrillo, especialista en geriatría y acupuntura, en tres sesiones se puede dejar la dependencia al tabaco gracias a esta técnica, porque tiene menos efectos secundarios que otras y alcanza el objetivo en menos tiempo.

"El objetivo es que el paciente quede indiferente ante el tabaco; entre un 80 y un 90 por ciento de los pacientes lo consigue con una media de tres sesiones", explica.

Según Carrillo, "la acupuntura logra estimular el sistema nervioso para que produzca sustancias que ayudan a controlar el síndrome de abstinencia, con lo cual los fumadores se quedan saciados". No obstante, "no varía la sensibilidad del sistema nervioso hacia la nicotina, por lo que existe el riesgo de que al cabo de un año el paciente vuelva a recaer".

Según el experto "la acupuntura conseguir mantener al adicto a la nicotina indiferente con respecto al tabaco, especialmente en los fumadores motivados para abandonar esta dependencia".

La acupuntura es un milenario método oriental que se utiliza cada vez más para tratar problemas relacionados con la dependencia, no sólo al tabaco, sino incluso a las drogas.

Consiste en clavar debajo de la piel unas agujas de acero quirúrgico muy finas, en determinados puntos de la superficie corporal, para que el organismo reequilibre sus energías bioeléctricas y el cerebro libere endorfinas: unas sustancias que producen bienestar y relajación.

"La acupuntura relaja al reequilibrar el sistema energético, que puede estar bajo, normal o hiperactivo", señala el doctor De la Rosa, que la recomienda para dejar de fumar a quienes "sienten miedo, rechazo o aprensión ante los fármacos, son especialmente nerviosos, o fuman de manera compulsiva".

Explica que el tratamiento es más efectivo cuando se acompaña de apoyo psicológico alcanzando una tasa de éxito que puede llegar al 80-90 por ciento, pero requiere la colaboración del paciente: si éste no quiere dejar de fumar, o acude escéptico a la consulta, difícilmente lo consiga la acupuntura por si sola.