Cepillado en seco de la piel: lo más fácil, rápido y barato para lucir una piel perfecta

¿Quién dijo que para lucir una piel lisa, sin granos y libre de imperfecciones es necesario someterse a costosos tratamientos? Descubre el cepillado en seco de la piel y te demostraremos lo fácil, rápido y barato que resultará presumir de piel perfecta. ¡Te harás adicta!

Te proponemos una manera de preparar tu piel para que luzca perfecta cuando digas adiós a los pantalones, las medias, los jerséis o el cuello alto para poder lucir el vestido de tu sueño. Y para poner tu piel a punto, nada más fácil, rápido y barato como realizar una vez a la semana un cepillado en seco. Con él conseguirás eliminar las células muertas y algunas toxinas superficiales que impiden a la piel oxigenarse de manera correcta. Al principio puede resultar algo molesto, pero solo es cuestión de encontrar el grado óptimo de presión. Y te lo advertimos, una vez que te acostumbras, ya no puedes dejarlo.

Con el cepillado en seco el aspecto general de la piel mejora porque van desapareciendo pequeños granitos y otras imperfecciones como esas antiestéticas acumulaciones de piel que se forman en zonas rugosas como codos y rodillas y que hacen que esas zonas se oscurezcan.

Además, los movimientos de arrastre del cepillado en seco favorecen la circulación sanguínea, o lo que es lo mismo, ayudan a la sangre a volver al corazón, con lo que se reactiva la circulación, se eliminan más toxinas y se estimula el sistema linfático. Por lo tanto, el cepillado en seco es también una solución ideal para luchar contra la celulitis.


¿Cómo se hace el cepillado en seco?

Realizar un cepillado en seco de la piel es fácil pero hay unas sencillas pautas que debes conocer. ¡Toma nota!

1. Para empezar, necesitarás un cepillo para cuerpo o un guante de crin. Lo ideal es poder tener ambos, ya que el cepillo resultará muy útil para acceder a las zonas más difíciles.

2. Una técnica podría ser: Con la piel limpia y seca, comienza masajeando las extremidades con movimientos circulares y siempre en sentido ascendente, es decir, empieza por las manos para pasar a los brazos y subir hasta los hombros y, posteriormente, masajea las plantas de los pies ascendiendo por las piernas hasta las caderas y glúteos. En la foto se observa diferentes técnicas.

3. Seguidamente, masajea pecho y espalda con cuidado de no dañar la delicada piel del escote.

4. Por último, realiza movimientos circulares sobre el abdomen, algo que ayudará a activar la digestión, combatir la hinchazón y evitar el estreñimiento.

5. Repite los movimientos en cada zona varias veces incidiendo en las zonas conflictivas como glúteos, caderas y abdomen.

6. Finaliza el cepillado en seco con una ducha templada y un masaje hidratante con aceite corporal.

¡Y eso es todo! Recuerda realizar el cepillado en seco cada semana y descubre una piel radiante, joven, lisa y libre de imperfecciones. Sencillamente, perfecta.