Dependencia emocional

La dependencia emocional o apego patológico es un estado psicológico que puede manifestarse en las relaciones de pareja, pero también en las familiares y en las de amistad. 

Estas relaciones se caracterizan por ser inestables, destructivas y muy desequilibradas. Este patrón psicológico hace que otros asuman la responsabilidad de las parcelas más relevantes de su vida, tienen dificultad a la hora de tomar decisiones y, por supuesto, incapacidad para expresar desacuerdo.

Todo este comportamiento tiene que ver con el temor a que las relaciones se acaben, al pánico por la ruptura y el intenso miedo a la soledad. Así pues, es habitual que estas personas se anulen a sí mismas a favor de sus amistades, pareja o amigos y son muy sensibles a la aprobación de los otros.

En el fondo de toda dependencia emocional hay una baja autoestima y una gran inseguridad que solo se evita cultivando el amor propio y el autoconocimiento. Para generar relaciones saludables con los demás es imprescindible generarlas antes con uno mismo. Solo así se está preparado para una relación sana.

Lo primero para salir de ese tipo de relaciones tóxicas e inestables es reconocer y aceptar la realidad y ser conscientes de que esa situación emocional no es sana. Para constatarlo se puede hacer una lista de las cosas que se han dejado de hacer o que se han hecho para satisfacer a la otra persona y que de un modo u otro han resultados perjudiciales o dañinos.

Para mejorar la autoestima hay que trabajar distintos aspectos, desde la asertividad hasta la decisión. Iniciar un nuevo proyecto y conocer a gente nueva puede ser una buena oportunidad para iniciar relaciones sanas. Es imprescindible dejar de compararse y responsabilizarse de la propia vida y de la felicidad individual conociendo las necesidades y los deseos.

Consecuencias

  • Falta de opinión propia
  • Inseguridad
  • Fácil manipulación
  • Se desvanece la identidad
  • Sensación de inferioridad
  • Puede causar depresión

Cómo detectarlo

  • Autodesprecio
  • Tendencia a la depresión y a la ansiedad
  • Posición inferior en las relaciones
  • Temor al rechazo
  • Sentimientos de culpa
  • Baja autoestima
  • Sensación de vacío
  • Inseguridad