Diez cocinas familiares de diferentes estilos para que te inspires en ellas

Estarás de acuerdo conmigo en que la cocina es, en la mayoría de las viviendas, el centro neurálgico de la casa. Aquí se deciden y preparan los menús, se orquestan las veladas, ritmo de comidas, recogidas... 

Se trata de un lugar no solo para cocinar, sino también para reunirse con amigos y familia, charlar mientras se toma una copa de vino. Hemos preparado una selección de cocinas familiares que te inspirarán, o te harán soñar, a la hora de convertir tu cocina en el corazón de la casa.

Cada vez son más las viviendas en las cuales nos encontramos cocinas abiertas al salón o al comedor donde amigos y familia pueden reunirse y compartir. Sin duda, una solución con mucho éxito que permite que cada uno pueda desarrollar la función que le ocupa sin perder el contacto visual con el resto de miembros de la familia. El momento de preparar la cena deja de ser un trabajo solitario.

Cuando se trata de distribuir una cocina abierta en un espacio de reducidas dimensiones, lo normal es que ésta concentre los muebles y electrodomésticos en una única pared. Se trata de conseguir que el mobiliario de cocina quede perfectamente integrado con el resto de decoración del salón. Una idea para integrar de manera rotunda la cocina dentro del salón es ubicar la zona de comedor como ambiente transitorio.

Lo ideal es poder destinar un espacio de la cocina a zona de comedor: distribuir los muebles en forma de L y dejar en el centro un espacio para la mesa y las sillas de comedor, un espacio muy agradable para las comidas diarias. Además, la mesa se convertirá en una superficie de apoyo extra durante las fiestas y celebraciones familiares, con espacio suficiente para dejar la vajilla o los platos preparados antes de llevarlos a la mesa del salón.

En las cocinas donde la escasez de metros no es un problema, las islas se convierten en un elemento muy práctico dentro de la cocina. Debes tener en cuenta que la isla debe dejar suficiente espacio para poder circular alrededor de ella con amplitud. La distancia ideal es de un metro entre la isla y el resto de los muebles.

Con una isla en la cocina, ganarás superficie de trabajo donde preparar con comodidad los alimentos. Si tu isla es suficientemente grande, puedes incluso instalar la zona de cocción.

Una solución perfecta para darle un aspecto dinámico y visualmente muy rico a la decoración de la cocina es combinar muebles en distintos acabados. En este caso, armarios laminados en blanco y encimera negra en la cocina propiamente dicha y muebles de madera en acabado natural en la zona de comedor.

Durante las celebraciones no es necesario que recojas todo perfectamente en la cocina; una vez que tus invitados se hayan ido podrás organizar mejor la limpieza y el orden. Para que una cocina sea una estancia funcional y cómoda, que invite a reunirse con la familia, es fundamental que cuente con suficientes zonas de almacén, huecos y escondrijos para tenerlo todo bien ordenado.