El Wifi y la inteligencia artificial ya permiten ver quién hay detrás de una pared

Conocer quién hay detrás de una pared ya es posible gracias al uso combinado de las redes inalámbricas como el Wifi y la inteligencia artificial. Una suma de tecnologías que ya permiten lo que, hasta hace un tiempo, se encontraba sólo al alcance de la ciencia ficción. 

Los investigadores del Massachussetts Insititute of Tecnology (MIT) han desarrollado una aplicación que, en base a cómo rebotan las ondas en el cuerpo humano, permite recrear su forma y movimiento de manera dinámica a pesar de que esta se encuentre detrás de un muro.

El sistema permite, además, conocer la postura en la que se encuentra la persona y el movimiento de sus extremidades en tiempo real tal y como se muestra en este vídeo.

Según explican desde el MIT, el desarrollo de esta tecnología se ha logrado gracias a la recolección de datos redes inalámbricas sobre como las personas caminaban, andaban, se sentaban, abrían puertas o hacían otras actividades colectivas para, finalmente, simular una forma antropomorfa.

El sistema también funciona a través de obstáculos, en espacios abiertos, con baja iluminación y en entornos en los que se encuentran varias personas.

Además, de identificar y recrear el movimiento de personas que se encuentran en otra habitación, el sistema permite saber quiénes son con una precisión del 83%, de acuerdo con las pruebas realizadas en base a una muestra de 100 individuos.

Por el momento, el sistema tan sólo ofrece recreaciones del movimiento de una forma simple en dos dimensiones -con muñecos antropomorfos formados por palos- pero los investigadores están trabajando en el desarrollo de recreaciones en tres dimensiones que permitan recoger detalles más pequeños como el temblor de una mano.

Aplicaciones prácticas

Entre las aplicaciones prácticas de esta tecnología se encuentra el cuidado de ancianos que sufren de dolencias motoras como el Párkinson o una movilidad reducida ya que el sistema permitiría conocer si una persona mayor ha sufrido una caída o si permanece demasiado tiempo inmóvil o en una postura que no es normal en su rutina.

Por otro lado, también podría aplicarse en la industria del entretenimiento (como en el caso de videojuegos que requieren que la persona se muevan dentro de una habitación) o para el rescate y búsqueda de supervivientes en caso de catástrofes naturales o en el derrumbe de un edificio.