Frigorífico Friar, bodega Sottano y algodón Estrella, algunas empresas que Vicentín le esconde al concurso

El escrito de la IGJ de Santa Fe rastrea las maniobras de Vicentín con sociedades extranjeras, para ocultar a los acreedores empresas rentables.

El escrito que le presentó el gobernador Omar Perotti a Alberto Fernández para concretar una nueva intervención de Vicentín que contemple la incorporación de un representante de Santa Fe, contiene una detallada descripción de distintas maniobras del grupo liderado por las familias Nardelli y Padoán, para sustraer al concurso algunas de las empresas más rentables del holding.

El documento fue elaborado por la abogada María Victoria Stratta, directora de Inspección General de Personas Jurídicas de Santa Fe (IGPJ) y en él se advierte sobre el intento de ocultamiento a los acreedores de importantes activos del holding santafesino.

En el pedido de concurso que el directorio de la firma presentó en el juzgado de Reconquista, a cargo de Fabián Lorenzini, elude mencionar las empresas que le reportan mayores ganancias y "el control parece circunscribirse a sociedades constituidas en el extranjero: Vicentín Paraguay, Vicentín Europa, Vicentín Brasil", sostiene el texto.

La sospecha surgió cuando Stratta comparó los activos denunciados en el concurso con la página web de la empresa (vicentin.com.ar) y advirtió que al juez solo le reconocieron las áreas vinculadas al comercio de cereales, oleaginosas y producción de biodiesel mientras que el resto de las unidades productivas ni se mencionan.

De esta manera, la industria desmotadora de algodón que se presenta en su web como la número uno del país, con cinco plantas -una en Brasil- y que es titular de la marca líder "Estrella" no está incluida en el expediente.

Lo mismo ocurre con el frigorífico Friar, que exporta la totalidad de su producción, y que emplea a 1.500 operarios -más que los 1.300 que declaró todo el grupo- y con el feedlot Los Corrales de Nicanor, uno de los más grandes de la Argentina, y que sería propiedad de Friar al cual le provee la mitad del ganado que procesa.

En otro punto, Stratta señala la existencia de seis viñedos cuya producción se exporta a media docena de países. Según el escrito en diciembre de 2016 Vicentín "adquirió el 100% de Bodegas Sottano, contando con más de 60 etiquetas".

Sottano es una bodega importante de Mendoza con vinos que se destacan por su calidad. Algunas de las etiquetas incluso llevan el nombre de la familia, pero en el concurso Vicentín sólo admitió una participación del cinco por ciento.

En la descripción de sus activos que hicieron los directores de la firma tampoco mencionaron Promiel S.R.L., la planta de Romang que exporta toda su producción de miel y que Vicentín inauguró en 2002.

De hecho, algunos diputados provinciales que integran la Comisión de Seguimiento ya habían manifestado sus dudas sobre el alcance del DNU de intervención firmado por el presidente basado en el expediente del concurso temiendo que quedasen afuera varios activos, como parece confirmarse con el informe elaborado por la IGPJ.

El mismo Héctor Vicentín, uno de los integrantes del directorio, reconoció esta diferenciación de activos el sábado cuando fue entrevistado por los medios que estaban cubriendo el banderazo en la localidad santafesina de Avellaneda: "Por empezar, no son seis mil empleos, son exactamente 1283 porque estamos hablando de la empresa Vicentín y no de las otras empresas que Vicentín tiene".

En ese sentido, la abogada Stratta detalló una compleja trama de sociedades nacionales y extranjeras que controlan los distintos activos como Diferol S.A. y Oleaginosa San Lorenzo S.A., ambas locales que están indicadas en el expediente del concurso pero no así Vicentín Desarrollos S.A., de reciente constitución en la que participan Oleaginosa San Lorenzo S.A. y Sir Cotton S.A., por mitades.

Además, hay datos sugestivos sobre la conformación de Vicentín Familia Grupo, V.F.G. Inversiones y Actividades Especiales S.A. e Industria Agroalimentaria Latam S.A. que se habían constituido a nombre de ciudadanos uruguayos con un capital mínimo pero luego se les modifica los nombres y se les incrementa el capital en diez veces. Lo curioso es que esas modificaciones están registradas en el mismo día, el 23 de julio de 2014.

Stratta detectó la constitución de diversas sociedades en cabeza de ciudadanos uruguayos, a las que luego se les modifican los miembros para incorporar a directivos de Vicentín y se les incrementa el capital al menos diez veces.

Con el cambio de nombres, se ponen al frente de estas sociedades a integrantes del directorio de Vicentín que luego, las tres sociedades le compraron a Vicentín S.A.I.C., al mismo tiempo, paquetes accionarios de distintas sociedades que controlaban.

Luego, la manera en que se vinculan estas sociedades entre sí le permitieron a la razón social Vicentín S.A.I.C. participar de un porcentaje muy menor en las empresas más redituables que son administradas por las subsidiarias. A modo de ejemplo, de Friar tiene apenas el 0.39% de las acciones y de Algodonera Avellaneda el 3% mientras que Renova, la planta de biodiesel más sofisticada del mundo, el 50 por ciento del capital accionario es de Vicentín Paraguay y Vicentín S.A. tiene sólo el 33%, aunque la concursada controla a la paraguaya.

Como conclusión, la directora de Inspección General de Personas Jurídicas de Santa Fe consideró que "existe un entramado societario que requiere control" de todas las compañías y agrega que la única manera de cumplir con las deudas, que se calculan por arriba de los 100.000 millones de pesos, es a través de la continuidad de la operación del holding, ahora a través de la intervención propuesta.