Juegos Olímpicos: será Tokio 2020... Aunque se celebre en 2021

Los organizadores no piensan cambiarle el nombre a la cita olímpica

Los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 afirmaron hoy que el evento mantendrá esa denominación, pese al acuerdo alcanzado hoy con el Comité Olímpico Internacional (COI) para posponerlo hasta 2021."Hemos decidido mantener la denominación original de Tokio 2020", dijo el presidente del comité organizador, Yoshiro Mori, en una rueda de prensa ofrecida minutos después de que se anunciara el cambio de fechas de los JJOO.

Mori también anunció que la llama olímpica, que llegó el pasado viernes a Japón, permanecerá en el país hasta la celebración de los Juegos Olímpicos de Tokio el próximo año, según pactaron el COI y las autoridades niponas y los organizadores en una conversación telefónica mantenida hoy.

Lamento la decisión pero estoy muy aliviado" Yoshiro Mori, presidente del comité organizador

"Lamento la decisión pero estoy muy aliviado", dijo el máximo responsable de Tokio 2020, quien añadió que los organizadores "podrán ahora preparar unos Juegos mejores aún".

Mori no lo dijo pero detrás de la decisión de mantener el nombre de los Juegos se esconde lógicamente todo el merchandising ya elaborado para la cita que debía celebrarse en 2020.Mori sí admitió que "serán necesarios muchos ajustes" tras esta decisión, entre ellos el uso de las sedes olímpicas, puesto que algunas "están reservadas ya para después de este verano" y por tanto no podrían utilizarse en 2021."Tendremos que encontrar una forma de hacerlo, aún no sabemos cómo", señaló.

La llama olímpica se queda en Fukushima

En cuanto a la llama olímpica, los organizadores han cancelado el inicio de su recorrido previsto por el archipiélago nipón para este viernes y han acordado con el COI mantenerla en territorio nipón hasta el próximo verano, explicó Mori.

Por petición del primer ministro nipón, la llama se quedará provisionalmente en la prefectura de Fukushima (al nordeste de Tokio), una de las regiones más afectadas por el terremoto y el tsunami de 2011 seguidos de un accidente nuclear, y donde estaba planeado que comenzara el relevo de la antorcha.