La UE prepara un bono para enfrentar el coronavirus

Nueve países buscan dar lugar a la creación de un nuevo instrumento fiscal especial para afrontar la crisis provocada por la pandemia

Nueve países se acoplaron al pedido de emisión de un bono para poder lidiar con la crisis económica causada por la pandemia en la región. Francia e Italia impulsan la iniciativa, mientras que Alemania aún se mantiene al margen.

El petitorio en conjunto, firmado por España, Francia, Portugal, Eslovenia, Grecia, Irlanda, Bélgica, Luxemburgo e Italia, se da en el marco de la cumbre que mantendrán este viernes los líderes europeos, en que solicitará la activación de nuevos instrumentos fiscales en común para la zona euro.

"Debemos reconocer la gravedad de la situación y la necesidad de una nueva reacción para reforzar nuestras economías hoy, con el fin de ponerlas en las mejores condiciones para una rápida recuperación mañana", indica el documento.

Además, desde los países firmantes se precisó que la iniciativa busca crear una reglamentación que "garantice la financiación estable y a largo plazo de las políticas para contrastar los daños causados por la pandemia".

"Este instrumento de deuda común deberá evitar riesgos de refinanciación ahora y en el futuro", confirmaron desde la sede del gobierno italiano, y señalaron que "existen razones válidas" para conseguir su apoyo ya que la mayoría de los países "se encuentran afrontando un shock simétrico exógeno".

En tanto, los gobiernos de los países europeos más afectados por el Covid-19 ya tomaron medidas.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, anunció la semana pasada la liberación de 200.000 millones de euros que se destinarán a apoyar a empresas, y 17.000 millones a población vulnerable. Por parte Francia inyectó 45.000 millones de euros en la economía local y destinados a las empresas más afectadas; garantías para que accedan a préstamos, y la posibilidad de nacionalizar algunas de las que presten riesgo de quiebra. Por su parte Italia, que hoy se sumerge en la crisis como el país con mayor cantidad de víctimas fatales y contagios, destinó 25.000 millones de euros para ayudar a la población, en tanto que el paquete de salvataje asciende a 350.000 millones