Por qué los infieles no celebran San Valentín

Los amantes eligen celebrar el día de los enamorados un día antes (o uno después) de la señalada fecha

En una de las escenas más divertidas de -Love Actually-, el personaje encarnado por Alan Rickman compra un collar en un centro comercial como regalo navideño. Su mujer, Emma Thompson, encuentra un poco más tarde el pequeño paquete en el abrigo de su marido y sonríe para sí misma con satisfacción: parece que su cónyuge se está esforzando por arreglar eso que siente que últimamente falta. Cuando llega el momento de abrir los regalos y ve que en realidad lo que recibe es un disco de música y no un collar, a la mujer se le cae el alma a los pies. Y llega al subsuelo cuando, unas horas más tarde, ve el dichoso colgante sobre el cuello de la secretaria de su marido.

Esta situación, un poco extraño pero no imposible, parece más probable que nunca en un momento como San Valentín. Aquellas personas que tienen una relación extramatrimonial pueden verse envueltas en un conflicto el día de los enamorados. ¿Qué suelen hacer? ¿Comprar regalos a su pareja y a su amante? ¿Cuánto dinero gastan? ¿Con quién pasan la celebrada fecha? Un estudio de -Ashley Madison-, portal de citas para personas casadas, encuentra cifras con las que definir esta -no tan- inusual situación.

Alan Rickman y Emma Thompson en -Love Actually-

Christoph Kraemer, responsable europeo del portal web, explica que uno de los mayores conflictos se encuentra en los regalos. La estadística dice que el presupuesto es dispar, ya que se suele gastar alrededor de un 30% más en el regalo de la pareja que en el del amante. Lara Ferreiro, psicóloga experta en relaciones de pareja y sexología, da varias razones por las que se puede dar este fenómeno. Por un lado explica que hay ocasiones en las que entra en juego el sentimiento de culpa y por ello, con el fin de evitar remordimientos, se destina más dinero a la pareja estable. Por otro, la profesional explica que la pareja representa el centro emocional de la vida de una persona y eso, en última estancia, es un valor muy importante.

El estudio también refleja que los regalos para los amantes suelen ser lencería o juguetes sexuales, mientras que a su pareja, las personas infieles optan por regalarles una cena romántica o joyería. "Si tu amante representa el mundo sexual, tiene sentido que los regalos estén enfocados a ello", comenta la psicóloga.

San Valentín prematuro

Otro hábito que comparten las personas que son infieles en San Valentín es celebrar este día en un momento distinto al 14 de febrero. "Es muy poco justificable no poder pasar la noche en casa una fecha señalada como esta», apunta Lara Ferreiro, que explica que los amantes suelen quedar el día antes o el de después. Es por ello que en EE.UU. el 13 de febrero se conoce popularmente como -El día de los amantes-".

¿Y esto quiere decir que en la jornada del amor la gente se olvida de sus amantes? Los datos parecen avalar este planteamiento, ya que durante este día las inscripciones en la aplicación dirigida a personas que buscan una aventura extramarital bajaron en el año 2019 un 30%, porcentaje de descenso muy parecido al que experimentó el número de mensajes enviados mediante la app.

Pero, en este caso, tras un poco de calma llega una tormenta más fuerte, ya que a partir del día 17 de febrero, los datos, del año pasado, reflejaron que las inscripciones fueron aumentando durante toda la segunda mitad de febrero. "Es el efecto San Valentín", bromea Christoph Kraemer y la psicóloga lo explica: "Este día las parejas comparten una cena, un regalo... pasan un tiempo juntas que a veces no es frecuente, y así se dan cuenta que tal vez su relación no va bien".

Kraemer concluye orbitando sobre la misma idea: "Si la cita romántica con la pareja no cumple con los expectativas que uno tiene, la decepción suele ser importante. Parece natural entonces la subida en las nuevas inscripciones en los días después de la San Valentín".